Anuncios

17 de julio de 2012

COMO CALCULAR LA HUELLA DE UNA ESCALERA PARA UN JARDIN


Escaleras en el Jardín Botánico de Edimburgo



El uso de una escalera en un jardín se remonta hasta los hombres de la cultura mesopotámica, para los cuales el Zigurat -monte sagrado- ascendía para conectar al ser humano con lo divino. Fruto de este concepto nacieron los jardines colgantes de babilonia.

Desde el punto de vista práctico, introducir una escalera en un jardín hoy en día nos supone salvar un desnivel importante del terreno sin tener recurrir al desembolso económico que supone realizar los movimientos de tierra.



Pero este aspecto práctico no está reñido con lo estético, pues una escalera en un jardín puede ser un elemento muy decorativo. En este sentido podemos encontrar escaleras en jardines que le aportan un valor ornamental importante, con abundante vegetación o con ausencia de ella, y utilizado gran variedad de materiales: traviesas de madera, rocas, ladrillos imitación antiguos, losas de pizarra, etc.      

En un jardín para el cálculo de la huella de una escalera se utiliza la siguiente fórmula, 2T+H=63, donde T es la tabica o contrahuella y H es la huella. Es normal en jardinería encontrarnos con una huella grande y una tabica pequeña, y que ésta no mida más de 18 centímetros.

Vamos hacer un ejemplo, supongamos que tenemos que salvar un desnivel de 1.60 metros:

1.60/0.18=8, 88 redondeamos a 9 peldaños.

Con este número de peldaños dividimos para ver la tabica correcta:

1.60/9=0.177 metros.

La huella en este caso sería:

H=63-(2x17.7)=27,6 centímetros.

Para saber la longitud de la escalera multiplicamos los 27.6 centímetros, por el número de peldaños.

27.6x9=2.48 metros.

Todo esto en el caso de una escalera de un solo tramo.


Aporta tu opinión en el apartado “comentarios”, al final de esta entrada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario