Anuncios

15 de enero de 2013

Jardines verticales: El balcón

Los muros vegetales están llenando de verde los edificios de nuestras ciudades. Los jardines   verticales, una de las nuevas tendencias en el diseño de jardines, es un concepto relativamente nuevo cuyo objetivo es integrar a las ciudades con el entorno, un hábitat único en el que la ciudadanía pueda acercarse más al medio natural.

Aspectos técnicos de los jardines verticales

Los jardines verticales están formados por una estructura o soporte sobre la que se sostiene una placa de PVC, a su vez, sobre esta placa se colocan dos copas de fieltro de fibras naturales no biodegradables, las cuales van a constituir el sustrato donde se van a desarrollar las raíces de las plantas.

Pero este sustrato no va a proporcionar a las plantas del muro vegetal los nutrientes  y el agua necesaria para su supervivencia, pues el aporte se realiza a través de un sistema riego en circuito cerrado. La red de tuberías, reguladas por electroválvulas, aporta los nutrientes necesarios para el desarrollo de las plantas directamente sobre el fieltro.

Es pues, un sistema basado en el concepto de cultivo hidropónico, donde los nutrientes disueltos en agua descienden por el muro por gravedad y son absorbidos por las raíces de las plantas. El circuito de riego concluye en la parte baja del muro con una canalización a través de la cual se reinyecta el agua de nuevo a la red.

El primero que empezó a trabajar con jardines verticales fue el botánico francés Patrick Blanch,  especializado en plantas de sotobosque tropical, ha dado a éstas el papel principal dentro de los muros vegetales.

Patrick Blanch utiliza plantas especialmente adaptadas a vivir en este medio hidropónico, plantas que “pueden vivir con el mínimo de luz para su fotosíntesis, encontrando increíbles soluciones para adaptarse a la baja luminosidad de los alrededores”.   

No obstante, uno de las causas por la que los jardines verticales de Blanch se hayan extendido por edificios de todo el mundo, es que en el diseño de sus muros vegetales utiliza especies adaptadas al hábitat donde finalmente se van a desarrollar.

El balcón andaluz vs. el muro vegetal

Desde mi punto de vista dos son los grandes valores de los jardines verticales. Por un lado el valor estético y ornamental, y por otro lado, el valor ecológico. Dentro de este último valor, cabe destacar el asilamiento térmico que produce en los edificios, reduciendo de manera significativa las necesidades de climatización en verano y de calefacción en invierno, con el consecuente ahorro energético que ello supone.

Pero estos dos valores esenciales no son tan nuevos, pues considero que lo realmente novedoso es la tecnología empleada, pues a mi memoria vienen los balcones floridos de gitanillas y geranios, rodeados de cintas y esparragueras. Balcones que llevo viendo en Sevilla desde niño, y que contienen esos valores estético y ecológico, ya que si impresionan por su aspecto, también proporcionan el aislamiento térmico necesario para refrescar el interior del hogar cuando aprieta el calor.

El aspecto técnico de los jardines verticales también guarda similitudes con los balcones andaluces, ya que las plantas se contienen en pequeñas macetas que contienen el sustrato necesario para su desarrollo. Las macetas se colocan sobre muros o fuertemente amarrada a la barandilla de los balcones, consiguiendo con muy poco espacio un hermoso jardín.    

Desgraciadamente, debido a la falta de sensibilización y a la falta de tiempo por el ritmo de vida actual, hace que ya no se vean con tanta frecuencia estos llamativos balcones, perdiendo nuestra tierra una de sus señas de identidad. Señas que en cambio sin son valoradas y admiradas por los visitantes que llegan hasta Andalucía.   










Participa dejando tu opinión en el apartado “comentarios”, al final de esta entrada.

3 comentarios:

  1. Es tan triste ver los balcones como jaulas, sin vida... concebimos la idea de balcón urbano como trastero!! Yo lo veo desde el punto de vista estético y a la vez como ventana al descanso. Bravo! por los que cuidan el detalle!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sandra, lo cierto es que se está perdiendo la costumbre de aprovechar el balcón como un espacio verde más de la casa.
      Por la experiencia que tengo aquí en Andalucía, yo creo que se debe principalmente (y no quiero parecer sexista), a la incorporación de la mujer al mundo laboral. Las mujeres siempre han tenido una sensibilidad especial por estos detalles, pero con el trabajo, los niños, etc.., se hace imposible tener tiempo poder llevar a cabo este tipo de tareas en el hogar. Los hombres, por el contrario, somos más dados a no dedicarnos a arreglar un balcón y no cuidamos este tipo de detalles en el hogar.
      Y es una pena que desde las Administraciones Públicas no se incentive, promueva y se divulgue más el tener hermosos balcones floridos en nuestras ciudades, algo que tiempo atrás era admirado por los visitantes que venían del extranjero.
      Recibe un cordial saludo.

      Eliminar
  2. Trabajo como Home stager y valoro la importancia de ese espacio para vender la vivienda. Apuesto por jardines atractivos y con poco trabajo!!

    ResponderEliminar