Anuncios

18 de enero de 2013

Por qué debes darle importancia a tu jardín


Me ha ocurrido en repetidas ocasiones. Llegas a la vivienda de un cliente y el lugar donde se supone que estará ubicado el jardín es normalmente la escombrera donde los albañiles dejan sus herramientas, se prepara el cemento, arboles preexistentes en la propiedad están dañados por el paso de maquinaria,...
Fuente: F. Stevanin / FreeDigitalPhotos.net   

También ocurre con las zonas verdes para planes parciales y urbanizaciones, se presupuesta una partida para jardinería, y normalmente es la más baja de todo el presupuesto. Además, cuando hay que reducir éste, siempre es la primera partida a la que se recurre para cuadrar las cuentas.

Considero que en muchas ocasiones existe una falta de sensibilidad con respecto a los jardines, los cuales se convierten en el “patito feo” de viviendas y urbanizaciones.

Es curioso cómo se pierde la perspectiva de que el jardín es normalmente el umbral de la vivienda, que es lo primero que te recibe cuando llegas a un lugar y que por mucho que tengas una estupenda casa o urbanización, si no tienes un jardín acorde, obtienes como resultado zonas verdes que no presentan un aspecto todo los deseable que debieran, y que al final repercute en la percepción de la casa, el edificio o de la urbanización. La primera impresión es la que cuenta, dicen.    

Que diferente a los jardines zen japoneses, donde  el jardín se integra dentro de la casa formando un único elemento. Múltiples espacios fusionados en uno solo, interrelacionados entre sí, ninguno más importante que el otro, cada uno con su propio valor y que transfieren al conjunto.

Estos jardines son tan apreciados como cualquier habitación que pueda haber en la casa. De hecho, el acceso a ellos es prácticamente inexistente, pues se encuentran integrados dentro de la propia arquitectura de la vivienda.   

Quizás debamos volver a los origines de los jardines para darles la importancia que merecen. Volver a la idea del paraíso perdido y que de alguna manera tratamos de reconstruir, pues los jardines surgen en la historia con la intención de recobrar el oasis lleno de vida en medio del árido desierto.

Este es el origen del jardín hispano árabe, tratar de contener dentro del propio hogar, el oasis o paraíso que posee agua, plantas y permite la supervivencia, y  al que solo se le añade los muros necesarios para protegerse de posibles peligros procedentes del exterior.  De esta forma se concibe el jardín de los sentidos, un lugar donde disfrutar de la naturaleza pero sin salir de casa,  y que los árabes apreciaban por el murmullo del agua, los aromas y colores de la vegetación y la sombra que ésta puede proporcionar.

Al hilo de la importancia que daban a los jardines los árabes en la península, sobre el Alcázar de Córdoba, el historiador al-Maqqari recoge las siguientes palabras de ibn Baskuwal (erudito nacido Córdoba en 1.101): “Los emires construyeron en su alcázar verdaderas maravillas; levantaron monumentos extraordinarios y bellos jardines que regaron con aguas traídas desde la serranía de Córdoba”.     

Por todo esto, si te estás planteando tener un jardín, recuerda que será lo primero verán tus visitas al llegar a casa, donde jugaran tus hijos, un espacio tan importante como los demás dentro de tu hogar, un lugar para protegerte del calor, disfrutar del perfume de las plantas o del suave murmullo del agua.

¿Te ha parecido interesante esta información? Participa y deja tu comentario al final de este post.

2 comentarios:

  1. Me encantó tu reflexión!! Muchas gracias!!!! Me encantaría tener mas datos históricos de los jardines para poder defender su importancia. Me ayudas??? Saludos. Ruth

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola RuThY. Existen muchos libros que hablan sobre la historia de los jardines. Mi preferido es "Historia de los estilos en jardinería" del que he escrito un post en este blog. En cualquier caso siempre ando escribiendo sobre Jardines Que Me Gustan, así que te animo a seguirme y participar en este blog. Un saludo.

      Eliminar