Anuncios

17 de marzo de 2016

Cítricos para todo

Que en plena Edad Media, la cultura árabe que habitaba la Península Ibérica introdujera en sus huertos de placer y en las almunias, aquel fruto dorado procedente de Asia, supuso el pistoletazo de salida para el uso de uno de los géneros vegetales más longevo en los jardines de España y, probablemente, del mundo. Del cultivo de cítricos conservamos el valor ornamental del follaje copioso tanto en árboles como en arbustos, el sabor de la amplia gama de frutos, naranja, limón, mandarino, pomelo, lima,…, y un aroma que actúa cada año como pregonero de la Semana Santa, el Azahar.

Botones florales de Azahar formándose

Hace tan solo un mes acudí a Málaga para unas Jornadas de Jardines Históricos organizado por la Casa Museo Rusa. Entre los ponentes que asistieron se encontraba José Tito Rojo, Profesor de Paisajismo de la Universidad de Granda y uno de los mejores conocedores de la historia de los Jardines de la Alhambra, que afirmó durante su intervención que el Patio de los Naranjos de Córdoba era el jardín conservado más antiguo del mundo. En eso estoy de acuerdo con él, salvo que alguien me corrija con algún jardín chino. Tal vez como jardín sea complicado de ubicar en nuestra mente por su concepción religiosa, pues hay que entenderlo como un espacio verde destinado a dar sombra durante las abluciones que realizaban los fieles antes de la oración. El Patio de los Naranjo posee una función práctica pero, a su vez, tiene una función ornamental que ha perdurado ininterrumpidamente hasta nuestros días con una plantación casi exclusiva de naranjos.

Los cítricos no solo se han cultivado en jardines creciendo en hileras como si se tratase de una plantación hortofrutícola. Precisamente en Córdoba (en menor medida en Sevilla), se siguen utilizando como espaldera para cubrir paredes. En mi caso, son numerosos los proyectos en los que he ido intercalando, separados a un metro de distancia, un Naranjo, un Limonero y Mandarino dejando tras sus espaldas una pared que quedaba cubierta por una intensa y tupida vegetación. Los cítricos son susceptibles por tanto de recibir podas que permitan una cierta topiaria, pero cuando son tratados como trepadoras es más difícil que den flores y por tanto frutos aunque algunos puedan aparecer.

Esta resistencia a la poda hace que sea posible darles forma para decorar en jardines, eso sí, figuras más adecuadas para desarrollar los frutos. Una de las más utilizadas, y que depende en gran medida de la pericia del Maestro Jardinero que la realiza, es la columnar a los lados de un camino, como es el caso de una hilera que hay el Arboreto del Carambolo. Así mismo,  muy cerca de este jardín, en la localidad de Gines, los naranjos de sus calles se encuentran con la copa recortada en una media circunferencia a modo de seta.

Una práctica muy común a realizar en los naranjos es la de pintar los troncos de blancos ¿Para qué? Buena pregunta, hasta la fecha ningún jardinero con los que me relaciono (algunos trabajadores en ayuntamientos), me ha sabido dar una respuesta. Ni para evitar que las hormigas trepen hasta la copa, ni para evitar que el tronco se caliente en verano al irradiar la luz que recibe. Ninguno de estos motivos lo podemos dar bueno, porque las hormigas se siguen subiendo y los troncos se calientan igual cuando aprieta la caló. Lo he comprobado. Ya casi he llegado a la conclusión de que se hace por mandato municipal y por costumbre, pero si tú estás leyendo estas líneas y conoces un motivo válido, esteré encantado que lo compartas conmigo en el apartado “comentarios” de este post.

Para finalizar esta exposición sobre los cítricos, quiero hacer mención a uno que se ha puesto muy de moda en los últimos tiempos por su carácter arbustivo y la simpatía que despierta su pequeño fruto con forma de barril, el Kumquat (Fortunella spp.). La demanda ha crecido en torno a este arbolito de tal manera que es posible encontrarlo no solo en viveros y Gardens Centers, también en grandes superficies de consumo. Se cultiva principalmente en contenedor para terrazas y balcones, aunque también es posible encontrarlo en jardines e, incluso, como cultivo productivo por su fruta.

Los cítricos llevan siendo compañeros inseparables de jardines y patios durante siglos y, a pesar de los años, no parece que su uso vaya a decaer. Lo encontramos en jardines históricos, lo cultivamos en nuestro propio espacio verde permitiendo su estructura natural, en espaldera o dándole alguna forma geométrica y, si tenemos tan solo un pequeño balcón,  podemos cultivar su especie enana. Y es que un cítrico vale para todo. 

Naranjos en hilera en la Plaza de América del Parque de María Luisa

Naranjos en espaldera en los Jardines del Alcázar de Sevilla

Patio de los Naranjos en Córdoba

Naranjos con forma columnar en el Arboreto del Carambolo
                              
Sígueme en: 




También te puede interesar:



Gracias por perder unos minutos de tu tiempo leyendo este post.

6 comentarios:

  1. Adoro estos árboles: en primavera nos regalan el aroma del azahar, en invierno sus frutos. Hablo sobre todo del naranjo porque es el que tengo en el jardín y ahora está lleno de flores. El Patio de los Naranjos es uno de los lugares que más recuerdo de los años que viví en Sevilla. Yo era una niña y pasar por debajo del enorme cocodrilo que hay en la entrada me impresionaba mucho.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Desconocía tu pasado en Sevilla Mónica! El ejemplo de el post y de la imagen es el Patio de los Naranjos de la Mezquita Catedral de Córdoba, que es mucho más grande, con más ornamentación y, por supuesto, más antiguo que el de Sevilla. Para no llevar a confusión, lo aclaro. En cualquier caso, gracias por dejar tu experiencia. Un saludo!

      Eliminar
    2. Me di cuenta algo más tarde que te referías a Córdoba. Como el que conozco es el de Sevilla, asocié el post con ese. De Córdoba también guardo grandes recuerdos.

      Eliminar
    3. Me di cuenta algo más tarde que te referías a Córdoba. Como el que conozco es el de Sevilla, asocié el post con ese. De Córdoba también guardo grandes recuerdos.

      Eliminar
  2. Es cierto que los cítricos aportan a la composicion y no se me ocurre que resten, si crees que aqui hay boom del kumquat, puedes sufir un colapso si vas a Corfú donde los hay escarchados, licor, secos...creo que llegue a soñar con la dichosa fruta.
    Aqui en mi zona tubieron presencia en tiendas hace unos años, supongo que no tubieron tiron y ahora se ven de ciento en viento... sera que somos de sota caballo y rey... :-S

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡No quiero tener un empacho de Kumkuat! :D Aquí también hubo un boom, pero es cierto que ya no causa tanta admiración. ¿Será que se ha vuelto muy común?... Un saludo Mario.

      Eliminar