Anuncios

9 de marzo de 2016

Llorones de jardín

Reconozco que leído a primera vista, el título de este post puede resultar un tanto desconcertante. Me explico. Cuando hablo de llorones de jardín me estoy refiriendo a porte que poseen una serie de arboles y no a los usuarios monarcas de las zonas verdes, los niños y las niñas. Aunque por otro lado, la estructura “llorona”, sí está relacionada en mi subconsciente a los más pequeños, pues no existe árbol que más me recuerde al bosque de un cuento que un Sauce Llorón (Salix Babylonica).

Sauce Llorón (Salix Babylonica

El más espectacular que he visto y cuya imagen he utilizado en numerosas ocasiones para artículos en “Jardines Que Me Gustan”, es uno que encontré en el Real Jardín Botánico de Edimburgo. Esta fotografía no ha pasado por ningún filtro, el Sauce en cuestión luce hace de bien. Lo cierto, volviendo al mundo de mi imaginario particular y al de los cuentos infantiles, es que a este espécimen solo le falta que aparezca algún gnomo a los pies de su tronco. No me voy a poner ninguna medalla como fotógrafo, creo que la foto me salió así por casualidad, ayudó la iluminación que provocó el típico clima escocés y que el Sauce se encontraba en perfecto estado de mantenimiento.

El Sauce Llorón crece en lugares donde existe una elevada humedad en el suelo (cercano a ríos y lagos), y prefiere una climatología más propia del norte que del sur de la Península Ibérica. Posee una gran facilidad para propagarse mediante esquejes, pues las ramas de la poda echan raíces rápidamente.

Pero la estructura llorona no es exclusiva del Sauce aunque por su fama nos los pueda parecer. Este porte de árbol, que pertenece a una categoría como puede ser piramidal, bola, columnar,…, se encuentra en otras especies vegetales. Una muy empleada aquí en el sur, por estar mejor adaptada ya que su origen es Centroamérica, es el Falso Pimentero (Schinus molle), que a diferencia del Sauce es de hoja perenne. Lo encontramos cultivado en zonas cespitosas, formando pequeños bosquecillos de 7 u 8 unidades. Es importante saber distinguir Schinus de Salix. En una ocasión me invitaron a un jardín en el que la dueña estaba muy orgullosa de su Sauce, el cual le hacía mucha ilusión tener. Imaginaos la sorpresa que se llevó cuando le descubrí que en realidad lo que tenía plantado era un Pimentero, aunque ella en realidad lo deseaba precisamente por su forma, le habían dado gato por liebre. Aunque le advertí que hay que contrastar bien los proyectos de jardinería, no le comenté que el Falso Pimentero es mucho más barato que un Sauce Llorón cuando es comprado en un vivero. Ya que estaba contenta, me pareció innecesaria otra desagradable sorpresa, pero eso no quita que la picaresca también alcanza a la jardinería y no está demás denunciarlo en estas líneas.   
                   
El Peral Hoja de Sauce (Pyrus salycifolia) es otro llorón de jardín que conozco. Un árbol imperdible si tienes la oportunidad de ver uno por lo curioso. Es un peral cuyos frutos no se comen por ser duros y amargos, pero que su extraordinario porte le confiere un valor especial como planta ornamental. En el Arboreto del Carambolo hay tres ejemplares junto al puente que cruza el estanque. Es el primer y único lugar donde lo he podido contemplar, a pesar de que se cultiva ampliamente en parques y jardines. Como se aprecia en la imagen, es de hoja caduca, no muy alto, y hace unas semanas los pude fotografiar así, desprovisto de follaje, cuando mejor se puede apreciar su estructura.

Tanto el Sauce Llorón, el Peral Péndulo, como los árboles que presentan esta forma y son de hoja caduca, al unirlos a su característica anatomía se hacen especialmente atractivos para el diseño de jardines. En aquellas épocas del año en que es más complicado encontrar flores u otros aspectos atractivos, no debemos obviar la estructura que presentan los arboles en el jardín. Su porte, esa estructura, debe ser un recurso a tener en cuenta por el diseñador de jardines porque, haciendo un uso adecuado de la forma que posee la parte aérea de los arboles, puede aportarnos un valor añadido a la hora de plantear el paisaje desde un punto de vista del uso contemplativo del espacio verde. En otoño o en invierno también tenemos jardín ¿Por qué renunciar a él?

Peral Hoja de Sauce (Pyrus salycifolia)

Falso Pimentero (Schinus molle)

Sígueme en: 




También te puede interesar:



Gracias por perder unos minutos de tu tiempo leyendo este post.

2 comentarios:

  1. Qué bonito el porte de estos árboles, me encantaría haber puesto uno en mi jardín pero me temo que es demasiado pequeño. Hay uno que me fascina y que creo no se hace excesivamente grande y es el salix caprea pendula.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Quien sabe? Tal vez en una futura ampliación ;) ¡Saludos!

      Eliminar