Anuncios

16 de febrero de 2017

La escuela de jardinería se seca

La primera vez que tuve contacto con la Escuela de Jardinería Joaquín Romero Murube fue en noviembre de 2004 para la realización de un curso de Xerojardinería. Yo hasta entonces no sabía que existía, aunque llevaban años impartiéndose clases de formación profesional de jardinería y medioambiente. Como había terminado la especialidad de explotaciones agropecuarias en la Universidad, y todavía no se había implantado la especialidad de horticultura y jardinería, me encontraba ávido por realizar formación relacionada con el diseño y creación de jardines que era lo que más me gustaba y, además, me alejaba del trabajo de aplicación de productos fitosanitarios que por aquel entonces resultó ser una pequeña decepción.

Jardín delantero de la Escuela de Jardinería hace unos años

La Escuela de Jardinería se encontraba en el mismísimo Parque de María Luisa de Sevilla, en el edificio que albergó a Telefónica durante la Exposición Iberoamericana de 1929. La apariencia del edificio era una continuación de la estética y estilo arquitectónico de la vecina Plaza de España y de las viviendas que empezaron a poblar a principios del siglo XX el Paseo de La Palmera, la Avenida de la Borbolla y todo el barrio del Porvenir. Una cancela de hierro forjado era el paso a la Escuela de Jardinería para alumnos y profesores al jardín de entrada, mientras que se observaba un edifico central con torres coronadas con cúpula amarilla y unido a otros dos edificios más pequeños a izquierda y derecha, oficina de dirección y biblioteca respectivamente, unidos por unos largos pasillos con techos sujetados por columnas acabadas en arcos al estilo neomudéjar. Una de las cosas que siempre me llamaba la atención, era que a la entrada del edificio principal había un jardín en miniatura sobre una mesa. No le faltaba de nada. Poseía volúmenes sobre el terreno con colinas y montañas, un estanque y, por supuesto, plantas variedad mini y bonsáis haciendo de arboleda. El patio interior, que estaba distribuido en crucero y daba a las aulas, poseía una fuente central con la forma de la estrella de ocho puntas andalusí y, en su interior, una tortuga que sostenía un pato que levantaba la cabeza hacia el cielo, daban la bienvenida a los alumnos cada vez que se dirigían a sus respectivas clases. En el curso de Xerojardinería, el encargado de dar las clases de riego era José Manuel Rodríguez, el director del Centro, mientras que las clases de jardinería eran impartidas por la Paisajista Sonsoles Pérez. Allí tuve contacto por primera vez con los estilos de la jardinería, diseño de jardines, elaboración de proyectos, mediciones, planimetría… ¡Empecé a flirtear con los dibujos de Miguel Arjona! Fue durante ese curso que tuve conocimiento de la existencia de la Asociación Española de Parques y Jardines Públicos, por entonces una organización que me parecía imposible alcanzar y, en la cual, actualmente, integro como Vocal de la Junta Directiva. Los jardines del la Escuela de Jardinería eran los propios del Pabellón de Telefónica, así como, los aledaños del Parque Blancanieves, ambos mantenidos por los mismos alumnos de la escuela como parte de sus prácticas. La vegetación que lo componía era abundante y diversa. Se agrupaba por zonas y parterres donde crecían las variedades, las cuales, gestionaba Mariano Martín Cacao, experto botánico en el Centro. Aquel curso duró tres meses. Después de aquello, solo volví una vez como alumno, tras muchos años para unas Jornadas de Jardines Verticales. Sí que he pasado miles de veces por la puerta cada vez que he ido al Parque de María Luisa. De hecho, todavía lo hago, pero ahora se encuentra cerrada a cal y canto desde que las Instituciones que mantenían la Escuela de Jardinería decidieran echar definitivamente el cerrojo. Los alumnos tuvieron que abandonar los estudios de jardinería y ubicarse en otras escuelas para poder terminarlos, mientras que algunos de los profesionales y antiguos alumnos formaron la Asociación de Amigos de Jardines Mediterráneos, que en la medida de sus posibilidades iba a hacerse cargo del mantenimiento de los jardines de la Escuela de Jardinería el tiempo que estuviera cerrada y hasta que se le diera un uso al enclave. El tiempo ha transcurrido y, a pesar de titulares que prometían la apertura de la Escuela para fines jardineros, continua cerrada. Las posibilidades de mantenimiento se han visto obviamente reducidas, pues el deterioro de los jardines del antiguo pabellón de Telefónica y los del Parque Blancanieves es evidente. Y, lamentablemente, mientras la incertidumbre continué planeando sobre la Escuela de Jardinería Joaquín Romero Murube, sus jardines se irán secando irreversiblemente. 

Fachada del edificio principal de la antigua Escuela de Jardinería Joaquín Romero Murube
 
Fuente del patio interior
   
Estado actual de los jardines
                         
Sígueme en: 




También te puede interesar:



Gracias por perder unos minutos de tu tiempo leyendo este post.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada