14 de febrero de 2019

Amor y odio por la Flor de la Pasión

Es curioso como una misma especie vegetal puede despertar el afecto o el desagrado dependiendo de la persona que la cultive… ¡o se la encuentre por sorpresa en su jardín! También es cierto que esta peculiaridad se manifiesta más claramente en unas especies que en otras. Es el caso de la Flor de la Pasión o Pasiflora, una trepadora que provoca amor y odio a partes iguales entre los amantes de la jardinería.

Flor de la Pasión 

Passiflora spp. (P. edulis, P. incarnata, P. serratifolia, P. rubra, P. morifolia, P. caerulea…), es un género de plantas que engloba más de 300 especies de plantas trepadoras o enredaderas. Esto quiere decir que son plantas capaces de trepar por muros o troncos de árboles gracias a distintos medios de fijación que va apoyando en la superficie vertical a medida que crece y se desarrolla. La Pasiflora utiliza zarcillos para fijarse a muros y otros vegetales. Cuando no los encuentra cerca, suele comportarse como una planta rastrera.  

La flor de la Pasiflora es realmente hermosa, por no decir espectacular, y por esa razón es amada en muchos jardines. Passiflora caerulea, la especie más utilizada como planta ornamental, posee una flor de unos ocho centímetros de diámetro que contienen cinco sépalos y cinco pétalos. Esta especie, a su vez, es empleada para obtener muchos cultivares (P. caerulea var. ‘Chinensis’, P. caerulea var. ‘Constance Elliot’, P. caerulea var. ‘Grandiflora’, P. caerulea var. ‘Hartwiesiana’, P. caerulea var. ‘Regnellii’,…), cuyas flores presentan pétalos como filamentos de variados colores. Incluso, una misma flor puede llegar a tener franjas de distinto color.

Pero, como hemos comentado antes, la Pasiflora es una planta que puede tener un comportamiento rastrero, característica a la que habría que añadir su rusticidad y vigor. Esto hace que en muchas situaciones aparezca como una hierba espontánea, provocando el rechazo de muchos jardineros. Cuando se instala en un espacio verde, puede ser realmente difícil eliminarla. Y si lo consigues, puede llegar a rebrotar nuevamente. No necesariamente tiene que haber sido plantada por el dueño del jardín, pues se propaga fácilmente desde otros espacios verdes cercanos.

La capacidad que tiene para propagarse rápidamente, se debe al fruto anaranjado y con forma de cápsula grande que contiene en su interior numerosas semillas. El fruto es apreciado por aves y otros animales, que contribuyen a dispersar las semillas por otros lugares. Algo que no conoce mucha gente es que el fruto de la Pasiflora es el Maracuyá, el cual es usado para consumo humano. En concreto el fruto de Passiflora edulis

Si te has decido a amarla, algunos consejos para su cultivo son los siguientes:

1. Es posible su cultivo en maceta, lo que puede facilitar el cambio de lugar de la planta en función de la época, colocándola en semisombra durante las estaciones cálidas y al sol en las estaciones gélidas.

2. Tanto si la vas a colocar en maceta o plantada en el suelo, es bueno colocar un tutor para ponerla erguida. También es una planta apropiada para cubrir pérgolas u otras estructuras de jardín.

3. Es necesario podar para contener su crecimiento y el momento más propicio es durante el otoño. Puede llegar a crecer hasta una altura de nueve metros.

4. El sustrato debe permanecer húmedo y debe ser fértil. En caso necesario, se puede enriquecer el suelo con un abonado en primavera. 


     
Feedback en redes sociales:



También te puede interesar:



¿Te ha parecido interesante este artículo? Puedes dejar tu comentario al final del post.

No hay comentarios:

Publicar un comentario