Anuncios

14 de marzo de 2019

Como preparar la siembra en semilleros

Quizás sea una de las labores que más satisfacción produzca en jardinería, preparar y realizar la siembra en semilleros. Y aunque esto pueda ser una cuestión personal, lo cierto es que lo habitual al propagar plantas por reproducción sexual, es decir por semillas, es hacerlo en semilleros. Rara vez las siembras se efectúan directamente en el lugar donde las plantas van a germinar y desarrollarse del jardín o huerto urbano.


Los semilleros son bandejas que cuentan con unas cavidades de unos 8 o 10 centímetros de profundidad. Estas cavidades o contenedores de forma prismática se llaman alveolos. La satisfacción al realizar la siembra viene al introducir las manos en el saco de sustrato vegetal, coger un buen puñado y extenderlo en los semilleros. Cuando los alveolos están llenos de sustrato, vamos realizando orificios a distinta profundidad en función del tamaño de la semilla. A mayor diámetro de la semilla, mayor será la profundidad. Así como, cuanto más pequeña es la semilla, menor será la profundidad a la que la enterraremos. Por último, volvemos a verter sustrato vegetal sobre los alveolos para que las semillas queden tapadas y regamos para que el contacto con el agua de inicio a las reacciones biológicas que provocan la germinación.  

Los semilleros deben colocarse a cierta altura sobre el suelo para favorecer el autopinzamiento de la raíz; un proceso que asegura la correcta formación del cepellón. Las raíces de las plantas que hemos sembrado en los alveolos, durante la germinación van creciendo y creando una maya que compacta el sustrato. Al conjunto de las raíces fijadas al sustrato, se le llama cepellón y una formación adecuada del mismo nos da garantía de éxito cuando realizamos el trasplante de la plantita al lugar que será cultivada.  

Otra cuestión que se hace con frecuencia es colocar el semillero bajo protección. Puede ser sombreo, maya de jardinería, algún tipo de abrigo, en invernadero o, incluso, en el interior de un cobertizo o en el hogar siempre que el semillero reciba la luz apropiada para que las semillas que porta puedan germinar y desarrollarse.  

Existen una gran cantidad de semilleros hortícolas en el mercado y vamos a hacer un repaso de los más comunes:

Semilleros de poliestireno expandido: Todas las bandejas poseen las mismas dimensiones exteriores, pero varia el número de alveolos del interior de forma que en unas bandejas los alveolos son más grandes que en otras. Las bandejas con alveolos grandes poseen menos y las bandejas con alveolos pequeños poseen más. Son autoportantes y se pueden usar varias veces, aunque hay que desinfectarlas después de cada uso.

Semilleros de bandejas termoformadas: Poseen alveolos de distinto tamaño como los semilleros de poliestireno expandido, pero tienen el inconveniente de ser para un único uso y de que no son autoportantes.

Pastillas de turba comprimida: No son exactamente semilleros, pero la apariencia final y su uso es muy similar. Son tacos de turba rubia con forma circular en los cuales se siembra la semilla. Estos tacos o pastillas se colocan a su vez en bandejas de plástico para poder ser trasportados.

Paper-pot: Son recipientes hechos con papel protegido contra la humedad, que se presentan plegados y al extenderlo forma la red de alveolos. El papel utilizado es compostable, así que no es necesario retirarlo al hacer la plantación porque actúa como compost.

Semilleros biodegradables: El concepto es parecido al Paper-pot porque la plantación en el jardín o huerto se puede realizar con el propio contenedor, pero existen algunas diferencias. Por un lado, los semilleros biodegradables no son extensibles y, por otro lado, los materiales empleados en su fabricación son fibras de origen vegetal.

Semillero biodegradable

Semillero de bandeja termoformadas

Semillero biodegradable

Semillero de bandeja termoformadas


Fuente imágenes: Pixabay
       
Sígueme en: 



También te puede interesar:



Gracias por perder unos minutos de tu tiempo leyendo este post.

2 comentarios:

  1. Pocas veces he sembrado plantas, pero es cierto que da mucha satisfacción ver germinar y crecer las plantitas. La información que nos das es buenísima. Gracias!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que es una de las labores de jardinería más divertida además de satisfactoria. He sembrado con mi hijo y lo pasa genial cogiendo la tierra y enterrando las semillas. Un saludo Mónica.

      Eliminar