Te puede interesar:

7 de octubre de 2021

2 plantas que crecen en las rocas

 

Hay plantas con una habilidad innata para crecer entre las míseras grietas que deja un abrupto muro de rocas. No son muy difíciles de encontrar. Esa forma de vivir particular, sin apenas sustrato donde anclar las raíces, les ha proporcionado éxito a la hora de ocupar un ecosistema en el que otras plantas no quieren (o no pueden) crecer. En la naturaleza hemos encontrado sedum y hierba dorada, dos interesantes plantas de las que podemos aprender algunas lecciones para aplicar en un espacio verde.

Sedum album

Sedum album

Al género Sedum lo reconocerás por sus hojas suculentas. Es una de las plantas crasas más populares en jardinería y que de forma natural se distribuye en ambos hemisferios; desde el norte llega hasta las regiones templadas del sur. Y entre las especies que pertenecen al género esta Sedum album, planta que es frecuente encontrar en fisuras, entre rocas que permiten el drenaje del agua. Posee unas características hojas cilíndricas llenas de líquido que almacena en su interior para cubrir sus necesidades. Su floración estival consiste en un penacho con flores de forma estrellada y color blanco.

Sedum es un tipo de planta suculenta muy utilizada en jardinería y diseño de espacios verdes, incluso en interior. Esta claro que es frecuente encontrarlas en jardines con rocallas, pero en las últimas décadas ha ocupado un lugar privilegiado en jardines verticales y, especialmente, en cubiertas verdes donde es frecuente ver crecer especies y variedades de sedum, lo cual ha propiciado la búsqueda de nuevos cultivares para poder atender la demanda que reclaman las nuevas tendencias en diseño de jardines.

Te puede interesar:


Otra planta que crece en las rocas y cuya evolución se ha detenido en el tiempo es la hierba dorada (Ceterach officinarum). Cuando digo que es una planta antigua, me refiero a que se trata de un helecho y como bien sabes son de las especies vegetales mas primitivas que pueblan la tierra.

C. officinarum habita grietas en rocas, especialmente calizas, en espacios naturales que incluyen a la región mediterránea. El secreto para reconocer a esta planta se encuentra en sus hojas. En el caso de este helecho las hojas reciben el nombre de fronda y se encuentra pinnada, es decir, que está formada por otras frondas más pequeñas ovaladas y dispuestas alternas. El haz es de color verde pero con el borde blanco, mientras que el envés presenta unos pelillos de color anaranjado. En inglés la hierba dorada es llamada rustyback que traducido significa oxidado y me parece una buena referencia para detectar a este helecho en la naturaleza.

Dentro del mundo de los helechos, podemos hablar de la hierba dorada como un vegetal diferente por no decir que es raro. Le gusta crecer a pleno sol y apenas necesita mucha agua para vivir. Es más, posee una habilidad única para recuperarse de la deshidratación cuando se encuentra bajo una prolongada sequía. Tan solo necesita volver a mojarse y lo tenemos recuperado.

Sin duda sedum y hierba dorada son dos plantas que crecen en las rocas y de las que podemos extraer una valiosa lección sobre como es posible un tipo de jardín distinto. Espacios verdes donde no es necesario una amplia superficie de cultivo o grandes cantidades de agua. Lugares que se encuentran adaptados a las condiciones climáticas y aprovechando superficies que están infrautilizadas. No es que estas dos plantas sean la solución, pero de su forma de vivir se puede extraer una idea de como pueden llegar a ser muchos jardines en el futuro.

Hierba dorada (Ceterach officinarum)

Hierba dorada (Ceterach officinarum)

También puedes leer:

La hiedra que trepa

Hojas suculentas

Este blog se alimenta de tus comentarios ¡gracias por dejarlos!

2 comentarios:

  1. siempre es bueno dar ideas de plantas para sitios "complicados" sea rocallas, sombras... los lectores lo agradecemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Nos queda tanto que aprender de las plantas! 😁
      Un abrazo Mario.

      Eliminar