Anuncios

14 de junio de 2011

Como medir el calibre de las plantas

Cuando adquirimos una planta en un vivero o Garden center para incorporarla a nuestro jardín debemos tener en cuenta una serie de características de la misma como son: una buena estructura y formación, que no presente plagas y enfermedades, y el calibre de las mismas.
Medición del calibre de un árbol
Empezando con los arboles, el calibre se calcula midiendo el perímetro del tronco a un metro de altura desde la base del tronco, tal y como se ve en la imagen adjunta. Este dato se da en centímetros y oscila entre dos cifras (12/14 o 16/18 por ejemplo). En cambio, las coníferas de gran porte como cipreses, pinos o cedros se miden en metros de altura total desde la base del tronco, dándonos también dos cifras como por ejemplo, 3.00/3.50 metros o 4.50/5.00 metros.
Estas cifras son las que denominamos calibre y cuanto mayor sea pues mayor será el precio de la planta que compremos. En el caso de arboles, una planta con un calibre adecuado para colocarlo en el jardín es de 14/16 centímetros, y en el caso de las coníferas un buen calibre es de 3.00/3.50 metros.
Para arbustos y trepadoras tenemos que tener en cuenta el mayor porte que pueden adquirir. Arbustos de pequeño porte como Lavanda, Romero o Rosal, se comercializan en función del diámetro del contenedor (c) dando la medida en centímetros por ejemplo, c-14 centímetros. Los arbustos de mayor porte y las trepadoras (Piracanta, Laurel o Buganvilla), se miden en metros de altura total de la planta, al igual que las coníferas.
El tamaño del arbusto o trepadora que adquiramos dependerá del dinero que dispongamos, teniendo en cuenta que cuanto más pequeña sea la planta que plantemos, más tendremos que esperar para que crezca y que le dé un aspecto más acabado al jardín.
En cuanto a las palmáceas (Phoenix, Washingtonias, Arecastrum,…) el calibre se mide en metros de altura de tronco; son muy caras por lo que un calibre económico sería de unos 1.75/2.00 metros de tronco, que sería una planta muy pequeña y que tendríamos que dejar crecer para que alcance una envergadura considerable en nuestro jardín. No obstante hay que tener en cuenta la especie que se va a comprar. Si comparamos, por ejemplo, las palmeras Phoenix con las Washingtonias, las primeras son mucho más caras que las segundas llegando incluso a triplicar el precio de éstas.


¿Te ha parecido interesante esta información? Deja tu comentario al final de este post.     

No hay comentarios:

Publicar un comentario