Anuncios

4 de abril de 2013

EL DISEÑO DE JARDINES Y LAS HIERBAS ESPONTANEAS

En agricultura tradicionalmente se le llamado malahierba a toda hierba que compite por los nutrientes y el espacio con el cultivo, ya que supone un descenso de su rendimiento físico y, por tanto, de su rendimiento económico. Realmente este término es poco apropiado porque  la hierba en sí no es “mala”, solo trata de sobrevivir utilizando las características de que las ha dotado la naturaleza, por eso a mí me parece más acertado el término hierba espontanea para referirse a estas plantas.
Parterre “ocupado” por Jaramago (Diplotaxis muralis)
Para el diseño de jardines el uso de hierbas espontaneas puede resultar interesante por dos motivos.

El primero es que en jardinería no ocurre como en agricultura que buscamos una producción vegetal, en jardinería buscamos obtener el máximo valor ornamental de la planta que cultivamos, y muchas hierbas espontaneas pueden ser plantas muy hermosas. Incluso en muchas ocasiones es la única opción de encontrar algo verde en una zona ajardinada.

Me ocurrió en una ocasión en un jardín en el que apareció espontáneamente una Pasiflora (Passiflora caerulea), probablemente propagada desde un jardín vecino, que se extendió rápidamente a los arriates cercanos. Lejos de eliminarla, la Pasiflora aportó su hermosa floración al conjunto del jardín.

El segundo de los motivos es que son plantas muy adaptadas al medio en el que viven. Unas supervivientes que no requieren elevadas dosis de agua y nutrientes porque son capaces de obtener del medio natural que les rodea el sustento necesario para florecer y presentar un aspecto inmejorable.

Esta mejor adaptación hace que estas plantas necesiten menos cuidados y aportes de agua, fertilizantes y productos fitosanitarios, reduciendo las labores de mantenimiento y su coste.

Son plantas mediterráneas que podemos encontrar en un hermoso paisaje natural, pero que debido a la escasa demanda que existe en el mercado, los viveros no las producen, por lo que se hace muy complicado incorporarla al diseño de jardines.

Por eso en este sentido creo que sería interesante divulgar la existencia de estas especies, así como sus ventajas ornamentales, económicas y medioambientales, para así promover su producción y poder utilizarla para crear espacios verdes.

Un buen recurso para optimizar el uso de la hierba espontanea es el que se ha usado en zonas ajardinadas en el sur de España, donde se han formado praderas utilizando la hierba espontanea que crece en algunos parques y jardines públicos.

El césped, como sabemos, se encuentra principalmente formado por gramíneas, aunque existen excepciones en praderas como por ejemplo las formadas con Dichondra repens. En cambio en una pradera natural, además de gramíneas podemos encontrar también leguminosas.

Estas especies de pradera natural son mucho más resistentes a las condiciones del medio en el que viven, no necesitando unas grandes cantidades de agua como otras praderas.  Utilizando este recurso natural se puede obtener un césped homogéneo, compacto y resistente a las pisadas segando simplemente con una cortadora de hilo.    

Es cierto que en ocasiones hay que eliminar la hierba espontánea cuando aparece en el jardín y compite con las plantas que hemos plantado produciéndoles un perjuicio. Pero antes es importante pensarse bien si es necesario, pues esta hierba por un lado puede ser muy hermosa y apropiada si queremos el diseño de un jardín mediterráneo, y por otro lado, es resistente y está adaptada al medio, ventajas que propician una reducción de las labores de mantenimiento. 
Pradera mezcla de césped y hierbas espontaneas
También te puede interesar:

Cómo usar el marco de plantación en el diseño del jardín

Por qué debes darle importancia a tu jardín        

¿Qué otras ventajas le encuentras a las hierbas espontaneas para el diseño de jardines? Participa y deja tu comentario al final de este post.

4 comentarios:

  1. Al final lo que debemos aportar a nuestros jardines bajo mi humilde opinión es, como muy bien nos indicas en el artículo plantas originarias,resistentes,adaptadas ya a nuestro clima y al terreno para que una vez establecidas de nuevo en la zona nos empiezen a regenerar ese pequeño ecosistema particular que cada uno de nosotros cultivamos y a los que llamamos jardines,campos,huertos
    Interesantísima información corta y clara!
    Saludos y Buenas Mariquitas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces olvidamos que el material fundamental en un jardín mediterráneo son las plantas, y que las más idóneas se encuentran más cerca de lo que creemos! Un saludo Cria Mariquitas.

      Eliminar
    2. Parte de mi césped ha sido invadido por dichondra, la verdad es que luce mucho mejor, linda tonalidad y no requiere tanto corte, me gusta el efecto

      Eliminar
    3. La Dichondra se utiliza mucho para formar praderas. Lo importante es que para formar una pradera en el jardín muchas veces la mejor opción es dejar la misma hierba espontánea crecer y simplemente segar cuando llega el momento. Obtenemos una pradera naturalizada y sostenible. Recibe un cordial saludo Margot Valencia.

      Eliminar