Anuncios

8 de noviembre de 2013

Banderas de nuestros jardines

La lantana (Lantana cámara) posee numerosos nombres comunes. Concretamente yo siempre la he conocido como Banderita de España, nombre que se le atribuye porque uno de sus cultivares presenta en la misma inflorescencia los colores de la bandera española: el centro de color amarillo y la parte externa de color rojo. Pero los cierto es que la lantana tiene su origen en el Centro y Sur de América, además, existen cultivares con inflorescencias de muchos colores. Colores que representan los colores del mundo y del jardín. Por eso y más allá de la Bandera de España, no es descabellado considerar las inflorescencias de la lantana como las banderas de nuestros jardines.
Lantana Camara

La lantana es un arbusto que se ha adaptado perfectamente a las condiciones climatológicas del medio que le rodea una vez que cruzó el atlántico para asentarse aquí. Presenta tal rusticidad que se encuentra en números parques, jardines, paseos, plazas y alamedas.

Puedo dar fe de la rusticidad de la lantana, a la que me he tenido que “enfrentar” en alguna que otra poda, pues crece desmesuradamente en el espacio en que ha sido plantada en el jardín, formando masas vegetales densas y tupidas.

En un arriate que poseo en mi casa junto al mar, tenía una hermosa Lantana cámara, pero en un espacio en este arriate a todas luces insuficiente para contener tal fuerza de la naturaleza. Y hablo de fuerza porque la competencia por la luz que es capaz de ejercer la lantana sobre otras especies vegetales puede llegar a ser devastadora.

Un aligustre (Ligustrum japonica) que existe junto al arriate aún conserva los daños producidos por la lucha para acaparar toda la luz por parte de lantana, que trepó hasta la copa del árbol y dejo con vida solo una mitad de la misma. La otra mitad a día de hoy es tan solo un esqueleto de ramas sin vida.

He hecho hincapié en la historia de la lantana de mi arriate porque creo que es importante a la hora de sentarte a diseñar un jardín, no solo ver como son las plantas en el momento de la creación del espacio verde, sino también como serán una vez que crezcan y se desarrollen.

Creo, en lo que al diseño de paisajes se refiere, que el espacio y el volumen que alcanza una planta en su madurez es un factor a tener muy en cuenta a la hora de elegir el lugar donde plantar especies vegetales, más aún, en plantas como la lantana. Tal y como me enseñaron una vez, el jardín se diseña, se proyecta, se crea, pero es el tiempo en que se encarga de darle forma y volumen.

Desde el punto de vista botánico, la lantana es un arbusto con el que podemos tener flores durante la primavera, el verano y el otoño. Se puede plantar como seto, pues permite poda, además es muy resistente a plagas y enfermedades, así como a la sequía. Existe una variedad de la lantana que es enana (Lantana montevidensis) que funciona muy bien como tapizante. Por supuesto, no tiene la agresividad que presenta su hermana mayor y se pueden encontrar de muchos colores en viveros y gardens centers.    

La lantana está catalogada como una de las especies exóticas invasoras más agresivas. Como en el peli dirigida por Clint Eastwood Banderas de nuestros padres (y su homóloga Cartas desde Iwo Jima), donde los soldados de ambos bandos luchan por coronar la cima del monte Suribachi colocando su bandera, la lantana ha ido expandiéndose a lo largo y ancho de nuestros parques y jardines. Y en cada nuevo espacio verde al que ha llegado ha desplegado su bandera multicolor en forma de inflorescencias. Flores que ondean al viento y que constituyen las verdaderas banderas de nuestros jardines.   


    


Lantana montevidensis

Puede que también te interese:

Dátiles   



¿Te ha gustado esta información? Participa y deja tu comentario al final de este post.

No hay comentarios:

Publicar un comentario