Anuncios

27 de octubre de 2017

Calabazas, crisantemos y octubre

Al igual que la popularidad por las calabazas crece enormemente por Halloween, los crisantemos empiezan a poblar muchos parterres de zonas ajardinadas en octubre. Y aunque ambos pertenecen al mismo reino, no pueden ser dos vegetales y dos intereses festivos más alejados. La calabaza es una cucurbitácea, una planta enredadora que puede trepar por medios de zarcillos y forma una baya de cascara dura, mientras, los crisantemos son hierbas perennes que no alcanzan elevada altura y poseen flores compuestas de múltiples colores.
Ficha botánica del crisantemo

Halloween es la noche de las brujas, una fiesta de origen pagano pues coincide con las celebraciones del fin del verano celta. También es una fiesta de origen anglosajón pero que se ha importado perfectamente bien en España, imagino que debido a lo divertido que debe ser para niños y niñas disfrazarse durante una noche de criatura monstruosa, ir de casa en casa y que te regalen golosinas. La noche del 31 de diciembre se adorna con los colores negro, purpura y, por supuesto, el naranja de las calabazas. La ornamentación en muchas casas, jardines y patios de la cucurbitácea a la que han extraído la pulpa interior para colocar una vela en su interior, proviene de intentar recrear la breve aparición del fenómeno natural de los fuegos fatuos. En cultivo por motivos agrícolas y productivos de la calabaza, la recolección se hace durante los meses de septiembre, octubre y noviembre, poco antes de los rigores del invierno. Quizás sea esta la razón de utilizar calabazas como improvisadas linternas marcadas con rostros grotescos, la época de recolección.  

El 1 de noviembre es el día de Todos los Santos, celebración inmediatamente posterior a la noche de Halloween, pero en vez de monstruos es una tradición que recuerda a todos aquellos difuntos que una vez obtenida la beatificación, gozan de la vida eterna. Si hay algo que tienen  en común ambas festividades, es que de alguna manera vienen a recordar que durante un día con su noche, la línea que separa lo corpóreo de lo etéreo se vuelve muy delgada. Y si Halloween la reconocemos con una calabaza, el Día de Todos los Santos lo reconocemos con una flor.  

El cultivo de flores para decorar los altares se remonta a la Edad Media. En los claustros  de conventos y monasterios, además de cultivarse plantas culinarias y medicinales, era muy común cultivar plantas por sus flores por razones ornamentales para las diversas festividades anuales. El crisantemo es una hierba que florece de manera natural cuando se acortan los días en otoño. Es cierto que con las nuevas tecnologías de cultivo se pueden obtener flores para el mercado durante todo el año, pero en el Medievo no poseían estas modernas técnicas de cultivo, así que debían usar para decoración lo que tenían a su alcance según la época y el crisantemo era la flor de noviembre.

A mí me siguen pareciendo fascinantes los distintos significados que poseen las plantas en fiestas, tradiciones, leyendas, imágenes, creencias populares, banderas y toda la simbología vegetal generada a lo largo de la historia. Sin duda, un tema que daría para escribir un libro.

Calabaza (Cucurbita pepo subespecie pepo)
Sígueme en:




También te puede interesar:  
        


Gracias por perder unos minutos de tu tiempo leyendo este post.

2 comentarios:

  1. Si aquí la flor representativa en los cementerios para estas fechas son los crisantemos, al otro lado del Atlántico, más concretamente en Méjico son los tajetes los protagonista de los camposantos.
    Es curiosa la simbología de las plantas y su relación con las distintas culturas de la tierra.
    Con su permiso, ¿para cuándo una entrada dedicada a este tema?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues he mencionado el tema de pasada en algunos artículos aunque no he escrito ninguno concreto que aborde la simbología de de las plantas y las diferentes culturas del mundo. Lo apuntaré para escribir un artículo en el futuro. Muchas gracias por la sugerencia y un saludo.

      Eliminar