Anuncios

24 de abril de 2018

El destino de los jardines

Mi hijo de ocho años se ha aficionado a un juego de aplicación móvil llamado Vector. La trama del juego trata de una sociedad futurista en la que los humanos son seres sin criterio propio y que viven bajo el yugo de una sociedad adoctrinada. Un buen día, uno de ellos es consciente de esta realidad y escapa por los tejados de la ciudad haciendo Parkour. Jaime ya se encuentra muy avanzado y ha llegado a una fase llamada Parque Tecnológico. En un momento del juego, me llamó para que viera esa nueva fase. Según él, me iba a gustar mucho, pues consistía en una ciudad donde abundaba una exuberante vegetación. 

Climatron del Jardín Botánico en Missouri (Estados Unidos)

Más allá de los jardines de fantasía de los videojuegos, la anécdota me hizo reflexionar sobre el destino de los jardines ¿Cómo será el futuro de los espacios verdes? Y parte de la respuesta se encontraba en el paisaje del Parque Tecnológico del Vector. El destino de los jardines se encamina hacia espacios verdes unidos al crecimiento urbanístico y no se tendrán en cuenta en la ciudad como elementos aislados, es decir, una alineación de árboles, un jardín, un parque,…, más bien los espacios verdes constituirán una red natural totalmente conectada. Incluso, el destino de los jardines urbanos no estará sujeto a una función meramente ornamental, pues aportaran otra serie beneficios relacionados con el bienestar de la ciudanía: depuración del aire atmosférico, regulación de la temperatura, fijación del dióxido de carbono, captación de la radiación solar, enriquecimiento del sustrato, reducción del efecto invernadero y, en relación con el aumento de la calidad de vida, estudios demuestran ya, que los espacios verdes en entornos urbanos favorecen el desarrollo psicológico de los habitantes en las ciudades.

No solo la contemplación de medios ajardinados sirven para el buen desarrollo mental de los ciudadanos, practicar la jardinería también favorece un correcto desarrollo físico. Claro que en el futuro la jardinería se entenderá desde una colectividad, un movimiento social jardinero que equipare a la jardinería y el diseño de jardines a otros movimientos artísticos como pudieran ser la literatura, la pintura o el cine. Además se potenciará como una actividad al alcance de todos y no solo restringido a una pequeña parte de la población, mediante la divulgación científica, la educación ambiental, la puesta en valor del patrimonio verde y la difusión del provecho de la jardinería a través de los medios de comunicación. Se dejarán atrás los liderazgos, pare crear y cultivar jardines desde equipos multidisciplinares, integrando nuevas disciplinas y actividades que den como resultado espacios verdes eclécticos.  

Y por supuesto, el mantenimiento será ecológico, descartándose aquellas prácticas que ejerzan un daño o una resistencia contraria al propio medio natural. Este aspecto ecológico en la conservación comienza a ser una realidad. Hace un mes estaban los jardineros de un parque cercano a casa realizando las labores de conservación y me acerque a hablar con uno de ellos. Entre otras cosas, me comentó que la maquinaria estaba siendo sustituida por modelos eléctricos en detrimento de herramientas que funcionan con gasolina por indicación del Servicio de Parques y Jardines Públicos para evitar la combustión de restos fósiles tan dañinos para la atmósfera.   

La sostenibilidad y el medioambiente serán aspectos presentes en esta nueva equipación de los servicios de mantenimiento. La suma a este desarrollo progresivo en la manera de proceder para la conservación de zonas verdes en el futuro, influirá notablemente en el destino de los jardines. Se ampliará el uso de programas informáticos específicos de gestión, se implementaran las nuevas tecnologías de la información para la conservación, aparecerán nuevos materiales, abonos o sustratos y se continuará con la tendencia a mecanizar actividades gracias a maquinaría cada vez más autónoma que integre elementos de inteligencia artificial. Finalmente la gestión del agua será fundamental, desarrollándose sistemas de riego más eficientes y que aprovechen las aguas depuradas no potables.

Climatron del Jardín Botánico en Missouri (Estados Unidos)
Fuente imágenes: pixabay  
 
Sígueme en: 




También te puede interesar:



Gracias por perder unos minutos de tu tiempo leyendo este post.

1 comentario:

  1. Ojala vaya siendo eso la orientación a la que vayamos, se empiezan a ver brotes verdes pero hay que cuidarlos y gestionarlospara llegar a ello. Un saludo

    ResponderEliminar