Anuncios

28 de febrero de 2019

500

Ha pasado toda una vida desde que escribí aquel primer artículo sobre el Jardín de la Caridad en los albores de este blog sobre jardinería y paisajismo. Un recorrido lleno de altibajos, de constancia en unos momentos y con desánimo en otros. Por suerte, la mayoría fueron momentos gratificantes y me permitieron crecer como profesional y como persona. Pero el caso es que no me dejé arrastrar por la euforia en los buenos momentos y en los malos nunca me rendí y, ahora, estamos en la bonita cifra de 500 artículos. Toda una efeméride que deseo compartir con vosotros haciendo un repaso de cómo ha evolucionado la imagen que proyecta Jardines Que Me Gustan.

Este es uno de mis primero avatares en el blog

Al principio reconozco que la imagen del blog era un poco caótica, incluso hortera. Por suerte, no llegué a conservar pantallazo de aquellos inicios con los que quedar en evidencia. Todo era de colores fosforitos, una fuente ilegible, una estructura desconcertante y fotos de baja calidad. En mi defensa solo puedo decir que en mi cabeza todo se veía muy diferente. En aquellos inicios, el blog no tenía muchas visitas, así que tuve margen para realizar los cambios necesarios. Tomé prestado como modelo a los periódicos digitales, simplifiqué a una estructura menos compleja y dentro de mis necesidades, elegí como color base el verde para establecer una referencia con la temática del blog y utilicé el color blanco como fondo de los posts, opté por utilizar fuentes de letras comunes en los medios digitales y, siendo autodidacta, mejoré la calidad de las fotografías con la que ilustro los artículos. Cuando no tenía fotografías buenas, aprendí a recurrir a los bancos de imágenes que existen en la red.

La curiosidad hizo que indagara más sobre la configuración y diseño en blogger. Hasta aprendí lo necesario para desarrollar mis propios gadget en html. Y fui un paso más allá para adentrarme en el mundo de las redes sociales. No sé si lo he comentado anteriormente, pero mi preferida es Twitter, me gusta su dinamismo y la facilidad con la que puedes compartir, descubrir y aprender sobre cualquier tema. Claro está, todo tiene sus pros y sus contras. Twitter no es perfecto, pero por ahora sigue siendo mi favorita. Después reconozco que he probado muchas otras redes sociales para, finalmente, seguir siendo usuario de aquellas que me mantienen en contacto con amigos, realmente aporto algo, tienen utilidad o simplemente dispongo de tiempo para usarlas. Creo que es un error tener presencia en una red social, para que después pasen los meses sin que des muestra de ninguna actividad. Según mi experiencia es mejor tener pocas redes sociales pero activas, que muchas sin presencia alguna. Ya es cuestión de cada usuario establecer cuáles son las más apropiadas según disponibilidad, temática, uso, orientación que les das y ganas que tenga de adentrarse en este mundo. Además de Twitter uso Facebook, YouTube, LinkedIn e Instagram.

En cuanto a la periodicidad de contenido, es algo que ha cambiado mucho. A ver, yo soy una persona muy cuadriculada y me gusta establecer rutinas para todo. Pero el blog lo empecé a escribir por hobby y, mientras no viva de él, creo que debe ser algo que me suponga un motivo para disfrutar. No tengo una presión mercantil por editar y crear contenidos, así que la periodicidad de publicación a lo largo de estos años ha variado mucho en función de mis propias circunstancias personales. He tratado de establecer unas pautas, pero sin sufrir en caso de no poder seguirlas. Por ejemplo, ahora mismo trato de escribir un artículo para el blog o editar un vídeo en el canal de Youtube cada semana y voy alternando. Procuro publicar todos los jueves, pero si alguno falto o publico otro día por alguna cuestión ajena al blog, lo hago sin remordimientos. No estoy pendiente de métricas, de momentos adecuado para publicar para captar más audiencia, ni tampoco soy un friki del SEO.

Por último, quisiera repasar los propios cambios que ha sufrido mi propia imagen desde que me inicie a escribir el blog. Yo me asombro todo lo que he cambiado y como he envejecido… ¡espero que para bien! Como primer avatar elegí una fotografía que hice de un Sauce Llorón en el Real Jardín Botánico de Edimburgo. Al principio, me deba respeto mostrarme tal y como soy en internet, pero con el tiempo fui perdiendo temor a medida que iba conociendo a personas que eran como yo y compartían las mismas inquietudes por la jardinería. El segundo avatar que utilicé si era yo, pero de lejos. Eran unas fotos que me hice en el Real Alcázar de Sevilla. Con forme me encontraba más a gusto en internet, fui acercando más las imágenes hasta que finalmente se me vio el rostro. Una vez liberado de todo complejo, tuve que volver a cambiar estas imágenes porque el envejecimiento era evidente y no quería dar pie a confusiones con mi edad. Los dos últimos avatares que he utilizado son muy similares y consisten en un primer plano de mi persona con algún fondo vegetal.

Vais a tener que perdonarme mi salida de la temática habitual de Jardines Que Me Gustan y espero no haberos aburrido, pero creo que estos 500 posts lo merecen. Seguro que me dejo muchas más cosas en el tintero… habrá que esperar al post número 1000 para descubrirlas.

Este es el primer avatar que utilicé en el blog, el Sauce Llorón del Botánico de Edimburgo
En este avatar ya aparecía yo, pero de lejos. Es en el Alcázar de Sevilla
También en el Alcázar de Sevilla, en esta imagen ya se me ve la cara 
Este es ya un primer plano con el fondo de hiedra detrás
Este es el último avatar que utilizo en el blog y redes sociales. Ya tiene un par de años y habrá que cambiarlo en breve ¿Que opinas?



También te puede interesar:



Gracias por perder unos minutos de tu tiempo leyendo este post.

No hay comentarios:

Publicar un comentario