Publicidad

14 de abril de 2020

Tillandsia y las plantas aéreas

Tener plantas en casa nunca fue tan fácil. Las plantas aéreas son aquellas que sin necesidad de sustrato, sus hojas son capaces de absorber del ambiente la humedad y los nutrientes que necesitan para vivir. Vamos, literalmente viven del aire. De entre estas plantas, destaca la tillandsia que ha ocupado un lugar preferente entre las plantas de interior en nuestro hogar.

Tillandsia cultivada como planta de interior
Tillandsia cultivada como planta de interior 
Imagen de ally_j en Pixabay


Las plantas de aire solo tienen un requerimiento en su cuidado y es pulverizar agua para mantenerla hidratada. La misma conservación es la que necesita tillandsia y, a cambio, te obsequiará con un aspecto ornamental impecable. Hablamos de un género de plantas que engloba aproximadamente 650 especies vegetales, las cuales se dividen en dos grupos: tillandsia de hoja verde y tillandsia de hoja gris.

Profundizando en las especies de hoja gris, descubrimos que son plantas epifitas, es decir, plantas que crecen sobre otras plantas (principalmente árboles), pero sin hacer daño porque no son parásitas. Existe un pequeño grupo que son especies litófitas y en este caso se asocian a rocas o podremos observarlas incluso en tejados.

La tillandsia gris crece desde la base en una maraña de hojas alargadas y cuya anchura variará en función de la especie. Prácticamente no posee raíces y las que tienen únicamente le sirven para sujetarse a las plantas sobre las que viven. El secreto del color gris se debe a que su epidermis se encuentra cubierto de tricomas de color blanco, una característica que les ayuda a reflejar la luz reduciendo las perdidas de agua por evapotranspiración. Pero la función principal de los tricomas es absorber pequeñas gotas de la atmósfera, así como, minerales que se encuentran en el polvo que transporta el viento.

Es por tanto una planta que necesita vivir en lugares con una alta humedad en el aire. En casa, esas gotas de agua minúsculas que se encuentran flotando en el ambiente las proporcionamos pulverizando las hojas dos veces por semana. Aunque esta proporción dependerá del lugar donde la cultivas, pues contra más cálido mayor será la frecuencia de riego. Es más, en verano es apropiado regar una vez al día, teniendo en cuenta que tampoco se trata de empapar a la planta porque se pueden producir ataques de hongos patógenos. Añadimos los nutrientes que necesita incorporando abono líquido diluido al pulverizador y aplicaremos cada dos semanas en primavera y verano.

El único momento en el que no hay que regar a la tillandsia es cuando se produce la floración que, por cierto, en algunos casos puede llegar a ser realmente hermosa. En este sentido, la tillandsia es una planta monocárpica, así que una vez que realiza una única floración la planta muere. Pero esto no debe preocuparnos porque las plántulas que emergen alrededor de la planta madre, y que se pueden utilizar para multiplicación de la tillandsia, permanecerán vivas y nos van a dar sensación de continuidad.

La tillandsia para decoración interior. Hace unos quinientos años, en Japón se empezaron a cultivar plantas con la técnica de la kokedama y que en la actualidad se ha convertido en una actividad jardinera muy popular para decoración interior no solo en el país nipón.

La kokedama consiste en crear una bola compuesta por turba, arena de río, akadama (material arcilloso poroso de color rojizo y origen volcánico), y que se cubre de musgo. Esta decorativa maceta viva se cuelga y en su superficie circular se puede cultivar diferentes especies vegetales. Entre estas plantas, destaca la tillandsia porque las características de cultivo de la kokedama son afines a sus necesidades naturales.
   
¡Suscríbete al canal de YouTube!  

Feedback en redes sociales:

Facebook

Twitter

También puedes leer:

Cómo decorar tu casa con un jardín en miniatura o terrario

Origen y actualidad de los terrarios de plantas

Este blog se alimenta de tus comentarios ¡gracias por dejarlos!

4 comentarios:

  1. Una agradable y bonita entrada amigo José Luis. Cada día se están poniendo más de moda, me pregunto si en sus lugares de origen estarán acusando y destruyendo de alguna manera estas especies.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para cultivo en viveros, siempre se han producido plantas y no supone un menoscabo a la población de especies vegetales porque se multiplican a través de una planta madre y a partir de ahí se desarrolla la propagación. El asiento de suegra (Echinocactus) esta amenazado en su medio natural, pero se cultiva en viveros en gran cantidad. El problema de estas especies vegetales que están amenazadas, sin dejar de lado la sobreexplotación, principalmente es que se actúa sobre el medio donde viven y al transformarse, no pueden adaptarse a esos cambios. Un abrazo Juan.

      Eliminar
  2. Las tillandsias siempre me han parecido plantas sorprendentes!
    Espero que estés bien, Jose Luis, tú y los tuyos. Paso sobre todo para saludarte, estos días no estoy conectando mucho pero me acuerdo de todos vosotros, amigos jardineros y blogueros. Un abrazo y mucho ánimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mónica, me alegra saber de ti. He notado tu ausencia virtual unos días y espero que esté todo bien en casa. Un saludo y cuídate.

      Eliminar