Anuncios

28 de marzo de 2019

La adaptación de la Crassula


Crassula ovata, al igual que ocurre con el resto de plantas suculentas, tiene la capacidad para acumular agua y nutrientes en sus hojas. Esta adaptación a condiciones de baja disponibilidad de recursos hace que sea especialmente resistente a condiciones adversas. Pero en jardinería, no saber que Crassula posee un sistema de almacenaje que implica unas necesidades concretas, puede llevarnos a provocar un error a la hora de cultivar esta planta.

Hojas de Crassula ovata

Las plantas suculentas (también llamadas crasas), son especies vegetales que se han adaptado a vivir en ambientes hostiles para otras plantas. Lugares naturales donde escasea el agua y donde los anímales herbívoros, su enemigo natural, no desee habitar. Me refiero a ambientes áridos, en algunos casos desérticos donde para sobrevivir las plantas suculentas han desarrollado un tejido especial compuesto por células capaces de almacenar agua. Este tejido o parénquima, no necesariamente se encuentra las hojas pues puede estar presente en otros órganos como el tallo. Este último es el caso de los cactus.

El Árbol de Jade, nombre común de Crassula, es una especie vegetal cuyo origen se encuentra en el Sur de África. Se puede cultivar en el terreno del jardín o en contenedor. Crece formando una estructura leñosa, que en realidad son las hojas que se van transformando para posteriormente conferirle ese aspecto de “arbolillo”.

Como vemos las hojas son protagonistas en esta suculenta, pues es donde se ubica el parénquima, son perennes, con un tamaño de hasta 5 centímetros y de un color verde intenso que bajo exposiciones intensas del sol puede tornar el borde a un color rojizo.

Estos datos son muy importantes para saber si estamos cultivando de forma adecuada nuestra Crassula en el jardín. Ya sabemos que es una planta perenne y que acumula agua en las hojas. Pues bien, cuando la regamos en exceso, las hojas de Crassula se caen, siendo un dato inequívoco de que debemos detener el riego.  Como norma general, el aporte de agua debe ser moderado en verano y prácticamente inexistente en invierno. Si hemos regado en exceso, una forma de evacuar agua es favorecer el drenaje realizando un descompactado del sustrato. Debe quedar mullido en profundidad, con suficientes orificios para que circule el aire, pero sin dañar las raíces.

La floración de Crassula también puede ser esquiva y para darse, hay que conocer bien las condiciones ambientales naturales que necesita. Esto quiere decir que aunque podemos cultivar Crassula sin problemas en ambientes variados mientras no pase frio, tal vez sea complicado que la veamos florecer. Si se dan las condiciones necesarias, podremos descubrir que la floración de Crassula es blanca o rosada y muy ornamental desde el otoño al invierno.

Para finalizar, como vemos por su rusticidad, Crassula es una planta suculenta que no nos va a dar muchos quebraderos de cabeza en lo que a actividad jardinera se trata. Como mucho, deberemos podarla para que el tronco pueda soportar el peso de las hojas y ramas que forman la copa de este singular “arbolito”. Las podas se hacen en primavera y así estimulamos el engrosamiento del tronco y el crecimiento de la raíz.

Floración de Crassula ovata
Sígueme en: 

Facebook


También te puede interesar:



Gracias por perder unos minutos de tu tiempo leyendo este post.

4 comentarios:

  1. Muy buena explicación del Árbol de Jade, soy un amante de esta planta que tengo varios ejemplares en mi jardín y son de extraordinaria belleza cuando están en flor.
    Cordiales saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy me han dejado un comentario sobre el Árbol de Jade que me ha hecho mucha gracia y creo que es muy acertado, lo han llamado "inmortal". Mi madre tiene uno en su casa y yo lo recuerdo ahí, erguido orgulloso, desde que tengo memoria. Tengo que subir alguna foto porque la maceta donde esta es muy singular, se trata de la recreación del tronco de un árbol. Un saludo Juan.

      Eliminar
    2. Tengo un ejemplar en una maceta que pertenecía a mi suegra y no te quiero exagerar pero puede que tenga más de 20 o 25 años y sigue en la maceta. Me da mucha pena, pero para cambiar a otra maceta necesito una de tamaño muy grande que no entra en él coche, tendría que encargarla y me la trajesen en un furgón. Todos los años saca su flor, es increíble el aguante que tienen y además, el tronco, presenta su corteza agrietada, con la uña la puedes quitar. Pero sigue vivo, de ese ejemplar he sacado todos los que tengo que son varios. Me creo que sean inmortales.
      Un saludo José Luis

      Eliminar
    3. Tiene 20 o 25 años... ¡Y los que les quedan! Es de una rusticidad increíble. Que tengas un feliz mes de abril Juan.

      Eliminar