Publicidad

28 de agosto de 2020

Las tres capas de los frutos


Llevo un par de semanas contemplando como la parra en mi patio va madurando las uvas. Observo como van creciendo a diario, como se desarrollan, van almacenando líquido y las semillas en su interior se preparan para en un futuro alcanzar las condiciones apropiadas que las hagan germinar. Me fascina al igual que otros tantos procesos botánicos.

Uvas madurando
Uvas madurando

No tiene precio el poder ver estos mecanismos biológicos in situ y, en un alarde de imaginación, visualizar lo que esta ocurriendo en el interior de esa planta o, como el caso que nos ocupa, dentro de ese fruto.
Hace miles de años las plantas angiospermas (las que tienen flores), desarrollaron un sistema para propagar las semillas de un lado a otro y ampliar la población de las diferentes especies vegetales. De esta manera, al igual que las flores atraen insectos para que pululen entre plantas transportando el polen, los frutos son sabrosos para atraer animales que los coman y transporten las semillas. Así acaban diseminadas en lugares cada vez más extensos. No obstante, no todos los frutos han evolucionado para ser ingeridos. Otros presentan estructuras que les permiten desplazarse por medio del viento o anclarse al pelaje de animales.
Independientemente del sistema empleado por las plantas angiospermas para llegar lejos, así como, las diferentes estructuras singulares que han desarrollado para cumplir esta función, los frutos presentan capas que son comunes. Encontramos que la pared interna que cubre a las semillas se llama endocarpio, que la zona intermedia que en algunos casos se engrosa y resulta sabrosa se llama mesocarpio y que la última capa, la más externa, de diferente textura y dureza, se llama epicarpio. Gracias a la consistencia de estas capas establecemos dos tipos de frutos, secos y carnosos.
Para que un fruto alcance el estado maduro que estamos acostumbrados a ver cuando los consumimos se tienen que suceder una serie de procesos botánicos en el interior. El primero de ellos es la acción hormonal provocada por el polen que transportan los polinizadores al llegar a la flor y que estimula el tejido ovárico para que comience a engrosar. El segundo de estos procesos consiste en el trasporte de azucares, aminoácidos y proteínas desde otras partes de la planta. Por supuesto en este transito de sustancias no puede faltar, en mayor o menor medida y según sean frutos secos o carnosos, el trasporte de agua. Finalmente, llegamos a la maduración que en algunos frutos se manifiesta cuando desaparece la presencia de la clorofila (color verde) en las capas del fruto y es sustituida por otros pigmentos.
Como comentaba al principio, la mejor forma de entender este proceso es visualizarlo. Por eso voy a terminar este artículo con el canal de YouTube de Neil Bromhall donde nos muestra un vídeo time lapse que engloba desde la floración hasta la maduración de una pera durante ocho semanas.


Sígueme:
También puedes leer:
Este blog se alimenta de tus comentarios ¡gracias por dejarlos!

10 comentarios:

  1. Perfecta descripción del proceso la tuya amigo José Luis, otro buen articulo.
    Siento decirte que el vídeo al parecer no está disponible según dice el mensaje.
    Un abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario Juan. Puedes visualizar el vídeo directamente haciendo clic en el enlace que aparece subrayado y que dice: "Disfruta de este vídeo en YouTube". Un abrazo.

      Eliminar
  2. Si, en YouTube lo he podido ver. Impresionante! Es fantástico el proceso de maduración de las flores y los frutos, a mi también me gusta ver las diminutas naranjitas que se forman en mi naranjo en cuanto cae el azahar. Por cierto, al ver tus uvas he recordado que hace poco me explicaron que el cambio de color de las uvas al madurar se llama envero. :-)
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me has traído recuerdos de mi época estudiando en la universidad! Como no me dedico a la viticultura lo había olvidado, pero sí, el envero es un cambio en la coloración de la uva principalmente aunque también de otros frutos y que determina el inicio de la maduración. También sirve para saber aproximadamente cuanto falta para la vendimia. Un saludo Mónica.

      Eliminar
  3. es increible como la naturaleza idea estrategias tan precisas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miles de años de evolución dan para crear estos mecanismos naturales tan complejos. Un saludo Mario.

      Eliminar
  4. Estupenda entrada José Luis, muchas gracias, un abrazo.

    ResponderEliminar