Anuncios

2 de junio de 2013

LOS LIMITES DEL ESPACIO


Los muros y vallas han supuesto tradicionalmente el límite del jardín. En occidente, los jardines han surgido de poner un muro defensor al edén, una vez perdido, el ser humano no ha dejado de buscar este paraíso perdido o más bien de recrearlo. El jardín occidental surge del oasis de vida en medio del desierto, el muro o la valla, es el límite que protegía de las fieras del exterior.

“El hombre sabio que observa el espacio no considera lo pequeño como demasiado poco; ni lo grande como enorme, porque sabe que no existen límites a las dimensiones”

Anónimo

Fuente: FreeDigitalPhotos.net
Yo siempre he pensado que hay que darle importancia al jardín como un elemento más del conjunto de una edificación. Un espacio más que contribuya a dar valor a la vivienda, dando como resultado múltiples espacios interrelacionados unos con otros, ninguno más importante que otro.

Los jardines japoneses se integran perfectamente con el conjunto de la edificación, tienen el mismo valor que cualquier habitación de la casa. De hecho están diseñados para poder ser disfrutados desde cualquier punto de la misma, aunque no estés fuera al aire libre. Si hemos integrado el jardín con el resto de la edificación, obtendremos una imagen única y memorable.

Para los inquilinos de viviendas con jardines japoneses, éstos son importantes porque en ellos se producen situaciones de enorme valor emocional. Por ejemplo la ceremonia del té es una tradición muy importante para ellos, se realiza en el exterior, en el jardín, y debe realizarse en un lugar acorde a la importancia del evento.

Por esta razón los límites del jardín deben estar espacialmente estudiados para poder sentir y disfrutar la naturaleza, pues el objetivo de proyectar adecuadamente los límites es el de captar la atención de quién observa desde cualquier punto interior o exterior de la vivienda.

De vuelta a los jardines occidentales, podríamos establecer diferencias entre los jardines de una casa de campo y los jardines de una casa de ciudad.

Desde tiempos remotos, en las casas de campo el límite del jardín lo marcaban los muros, los cuales se han recubierto normalmente con plantas trepadoras. En el caso de muros de separación parcos, sin vegetación, el límite es claro y evidente, por lo que rompe el vínculo de continuidad entre al jardín y el medio natural que lo rodea. Con los muros de separación con plantas trepadoras se consigue, en parte, desdibujar el límite entre el jardín y el paisaje exterior, creando un vínculo de continuidad entre ambos.

No obstante esto no siempre es así porque el límite es el límite y, como veremos más adelante, aún con la presencia de trepadoras puede suponer una separación incomoda entre distintos espacios. ¿Si el paisaje circundante es de enorme belleza por qué privarnos de incorporarlo al jardín? Yo creo que en este caso el límite, aunque presente, debe ser lo más invisible posible.  

En un jardín urbano, que normalmente se encuentra en áreas densamente pobladas, tal vez pueda resultar más interesante dejar claro cuál es el límite de jardín, jugar con el espacio y aprovecharlo al máximo. En este caso el límite lo podemos transformar en  un elemento diferenciador del diseño. El muro puede ser un punto focal que atraiga la mirada al conjunto del jardín o, sencillamente, puede usarse como un simple telón de fondo.

En este caso la luz, conjuntamente con la pared, origina fuertes contrastes, pues las sombras se proyectan mejor en paredes de formas simples.

Los límites del jardín también pueden ser múltiples e invisibles. En un jardín con desniveles podemos utilizar terrazas para delimitar límites permeables a la conexión de los distintos espacios del conjunto. Los límites aparecen en cada nivel del diseño, quedando la armonía del conjunto asegurada por medio de un sistema único de proporcionalidad.

Como conclusión al tema del límite en el jardín, voy a terminar con el caso de la Plaza de España y del Parque de María Luisa en Sevilla. Imagino que cuando Aníbal González y J.C. Forestier diseñaron ambos espacios para la Exposición Iberoamericana de 1929, lo hicieron con la idea de que estuvieran integrados el uno con el otro, al igual que ocurre con otras edificaciones y lugares del parque.

Pero yo, que soy un asiduo corredor del parque sevillano, siempre he conocido una valla metálica y cubierta con jazmín amarillo (Jasminum primilinium), que limitaba entre el parque y la Plaza de España. Como en el caso del jardín de campo, al estar claramente delimitados los márgenes, ambos espacios no formaban un vinculo claro de comunicación capaz de compartir la belleza esencial de cada uno de ellos.

Con la reciente restauración de la Plaza de España, se ha eliminado esta valla de separación y en el parterre de central que se encuentra en la avenida se han plantado setos rectangulares de mirto (Myrtus communis), en cuyo interior se han introducido agapanto (Agapanthus niger africanus) y ave del paraíso (Strelitzia reginae), además, se han mantenido las Palmeras (Phoenix dactylifera) que había.

El resultado es que se ha conseguido fusionar ambos espacios, desde el parque no se entorpece la vista de la Plaza de España y desde ésta se observa claramente la abundante vegetación del Parque de María Luisa. Dos espacios interrelacionados el uno con el otro, ninguno más importante que otro. Comunicados. Sin límites.
Plaza de España (Sevilla) Fuente: wikipedia.org
 

También te puede interesar:          



¿Tienes más ideas para aprovechar los límites en el diseño? Participa y deja tu comentario al final de este post.

4 comentarios:

  1. También es importante bajo mi punto de vista la comunicación visual.
    Hay espacios que invitan a entrar y a estar y otros que dicen ver pero no pasar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo siempre he dicho que los jardines son parte del conjunto de la edificación. Múltiples espacios fusionados en uno solo, interrelacionados entre sí, ninguno más importante que el otro, cada uno con su propio valor y que transfieren al conjunto. Para mi cada parte del jardín debe estar integrada con la edificación de tal forma que sea visible desde cualquier parte de la misma. Pero claro, también depende de lo que desee el cliente que será al final el que disfrute el jardín, y será función del paisajista en conectar los deseos del usuario con las distintas opciones técnicas y creativas del conjunto.

      Eliminar
  2. EXCELENTE NOTA, ESTE CONCEPTO DE LA INTEGRACION LO APLIQUE EN MI JARDIN, CREANDO DISTINTAS ZONAS DE ESTAR, UNIFICADAS POR LOS MATERIALES USADOS( TRONCOS Y TABLONES DE QUEBRACHO , ACACIA NEGRA yEUCALIPTUS, QUE RESISTEN INTEMPERIE, EN BANCOS VARIOS QUE INVITAN A SENTARSE EN MEDIO DE LA VEGETACION, UNOS BIEN A LA SOMBRA, OTROS CON MAS SOL, LLEGANDO A ELLOS CASI COMO GUIADOS POR GRUPOS DE GRAMINEAS, ARBUSTOS Y HERBACEAS UBICADOS ESTRATEGICAMENTE PARA GUIAR LOS PASOS DEL QUE POR ALLI TRANSITE;INCLUSO TENGO UN INVERNADERO Y UNA PEQUENA HUERTA INSERTOS GRACIOSAMENTE EN EL JARDIN, MUY PROLIJOS Y BONITOS...
    EN FIN, TODO SE PUEDE LOGRAR EN UN ESPACIO VERDE, CON TRABAJO Y PACIENCIA, ESTO ES, COMO SUELO DECIR, COMO BORDAR, UNAS PUNTADAS HOY, OTRAS MANANA , HASTA ALCANZAR EL EFECTO DESEADO, SOLO QUE ESTE BORDADO ES DINAMICO, NUNCA, EL QUE AMA LA JARDINERIA, LO DA POR TERMINADO, ES DINAMICO Y COMO TAL SIEMPRE ALGO HAY PARA CAMBIAR, PARA HACER, PARA DISFRUTAR...
    UN SALUDITO DESDE ARGENTINA, PROVINCIA DE BUENOS AIRES...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu jardín debe ser un lugar encantador Abrilazul. Ten en cuenta que podemos crear y construir un jardín, pero es el tiempo el que se encarga de dotar al jardín de ese dinamismo que comentas. El tiempo le proporciona al jardín movimiento y hace que poco a poca aparezcan color, forma, volumen…
      Existe en este blog una sección llamada Digital Photo donde publico fotos que me envían los internautas de sus jardines, paisajes, flores, insectos, etc…Puedes enviarme fotos de tu jardín y las publicaré en esta sección si quieres.
      Un saludo enorme a Argentina. Un país con una arraigada tradición en paisajismo y diseño de jardines. Muchas gracias por participar.

      Eliminar