Anuncios

24 de octubre de 2013

JARDINES PERDIDOS: MEDINA AZAHARA


Mi última adquisición literaria es el libro de ilustraciones de John Howe, Mundos Perdidos. Howe es conocido por dar vida con sus dibujos al mundo ideado por J.R.R Tolkien en El Señor de los Anillos. En Mundos Perdidos deja de lado temporalmente la tierra media para ilustrar, por un lado, lugares de dejaron de existir o que aún existen pero que han perdido el esplendor que tuvieron en el pasado y, por otro lado, lugares de los que existen testimonios escritos pero no se tiene claro si llegaron a existir o no. En cualquier caso todos estos se encuentran catalogados dentro de los denominados lugares de leyenda.

Medina Azahara. Pórtico. Fuente: Wikipedia.org
El Jardín del Edén o Los Jardines Colgantes de Babilonia son dos ejemplos de jardines perdidos que nos dibuja John Howe. Pero no solo hay dibujos e ilustraciones en Mundos Perdidos. Me parece interesante una reflexión que realiza en el prefacio del libro acerca de ir uniendo pedazos de la historia y rescatar, en la medida de lo posible, como debieron ser estos lugares:

La historia tiene que ver con tratar de unir las piezas, aunque cada una pertenezca a un rompecabezas diferente. Hay dos tipos de mundos perdidos: aquellos que fueron abandonados en el tiempo, enterrados y olvidados, como Moheno-Daro, y aquellos que viven en la imaginación, desde la Atlántida a Camelot. Llamamos reales a los primeros, porque una vez tuvieron calles con transeúntes. Los segundos también son reales, pero de otro modo; encarnan nuestra necesidad de símbolo y sentido. Cada mundo nos dice de dónde hemos venido, física o espiritualmente. Algunos mundos nos lo dicen de ambos modos.

Mundos Perdidos

John Howe

Como vemos existen muchos lugares que de alguna manera han transcendido su ubicación puramente física para, a través de retazos de la historia y de la sabiduría popular, llegar a existir dentro del misterio que los años han depositado sobre ellos.

Por eso, cuando hace un par de semanas asistí a las jornadas de rehabilitación de jardines históricos en el IFAPA de Palma del Río (Córdoba) y se mencionó la ciudad hispano árabe de Medina Azahara, no pude evitar pensar que esta ciudad y sus jardines pueden incluirse en este selecto grupo de los mundos (jardines) perdidos y ser dibujados con maestría por John Howe.

En la actualidad, en lo que queda de ruinas de Medina Azahara, existen unos jardines pero realmente no tienen que ver con los que existieron en su día en la ciudad Andalusí, siendo esta composición actual una inspiración de jardín hispano árabe que se realizó conforme fueron avanzando los trabajos de arqueología.

Y por supuesto, el jardín histórico de Medina Azahara no tiene que ver con el jardín del Centro de Visitantes de Medina Azahara en el que tuve la oportunidad de trabajar en labores de dirección de obra. El Centro de Visitantes es una edificación de tipo moderno que se encuentra a un par de kilómetros de la ciudad perdida. Se construyó con la idea de acoger a los visitantes antes de subir a Medina Azahara contando, entre sus instalaciones, con un teatro para realizar distintos eventos, simposios, conferencias, etc.

El jardín del Centro de Visitantes también es de estilo moderno, pero está realizado tomando como idea de diseño el paisaje circundante, en concreto, el paisaje y vegetación de Sierra Morena.

He querido hacer este inciso en la historia del Jardín Histórico de Medina Azahara, para tratar de explicar que es cada jardín. Por un lado está el jardín actual de la ciudad perdida de Medina Azahara que es una inspiración de jardín hispano árabe, basado, según datos históricos, en la idea que se tiene hasta la fecha de cómo era este estilo de jardín propio de España, sin ser el jardín original de Medina Azahara. Por otro lado tenemos el jardín del Centro Visitantes que es un jardín completamente nuevo, recreación del paisaje y vegetación de Sierra Morena.

Por último nos quedaría el Jardín Histórico de Medina Azahara el cual, para determinar cómo era en su momento de mayor esplendor habría que realizar una restauración. Claro que una restauración conlleva un estudio de todos aquellos vestigios que se conservan en la actualidad y acercarnos, en la medida de lo posible, a como fueron los jardines originales.

Para realizar esta aproximación a los jardines perdidos de Medina Azahara es necesario realizar un proceso de investigación que incluye examinar gravados, pinturas, planos de diseño antiguos, escritos de la época, etc. Pero incluso así, todos estos datos pueden ser muy subjetivos, porque un cronista de la época, por ejemplo, podría exagerar en el esplendor del jardín para complacer al califa.

Existen técnicas más modernas de estudio de jardines históricos que se han empleado precisamente en Medina Azahara, como es el caso de la Arqueobotánica. Esta ciencia consiste en extraer de una capa de sustrato del suelo, a una determinada profundidad, restos vegetales de las plantas que existían en la época, como pueden ser partes de tejido vegetal o semillas.

Con estos y otros datos los restauradores van cosiendo los retales de la historia que nos aproximan a la realidad del origen de los jardines de Medina Azahara. Pedazos de un puzle que desvelan el misterio de un jardín perdido para que, al menos, no caiga en el olvido.

Su vasto interior de unos cien metros de ancho por otro tanto de largo fue un hermoso jardín, bordeado de acequias pintadas de rojo almagre, con ancho paseo formado en cruz, pavimentado de grandes losas de piedra, cuyo modelo le convierte en el más lejano antecedente de los jardines españoles. Las aguas de sus acequias vertían por el costado occidental en ruidosa cascada, para seguir en otras redes que regaban niveles inferiores.

Medina Azahara

Castejón, R.

Abderramán III ordeno construir con gran esplendor Medina Azahara. Los más románticos dicen que fue como muestra de amor a Azahara, su favorita. Aunque lo más probable es que la construyese para resaltar su poder por encima de cualquier otro califato o reino conocido durante la edad media.

Medina Azahara, la ciudad, sus jardines, pertenecen a los Mundos Perdidos. Mundos que forman el rastro de la propia de historia de la humanidad, que aparece y desaparece. Un lugar de leyenda que, aunque se encuentra perdido, se ubica dentro de nuestra imaginación colectiva envolviéndolo en un halo místico. Yo diría que incluso mágico.      

Medina Azahara. Mezquita. Fuente: Wikipedia.org
Puede que también te interese:



¿Te ha parecido interesante esta información? Participa y deja tu comentario al final de este post.

6 comentarios:

  1. Me encanto Medina Azahara, pero que calor pase.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace mucho calor en primavera y verano en Sierra Morena aunque parezca que debe ser fresco por estar en la sierra. En la época califal Medina Azahara debía ser un autentico vergel, pues poseía albercas, huertas (de donde se podían comer frutas), jardines, fuentes, sistemas de riego y todo un entramado de condiciones que refrescaban el ambiente. Gracias por dejar tu comentario Jaume. Recibe un cordial saludo.

      Eliminar
  2. Hola José Luis: Me encanta seguir tus artículos, son tan vivificantes. A través de ellos me transporto a lugares inalcanzables, remotos, épocas pretéritas o espacios perdidos con situaciones que recrea mi fantasía al fluir de tus palabras. Gracias por todo esto tan maravilloso que me contagias y que también me alimenta. Recibe mi saludo cordial. Marta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marta: Cada uno de los lugares que describo tienen una esencia capaz de dejarnos una huella emocional. Yo solo trato de transmitir esa impronta, pues en el fondo no soy más que un cronista que cuenta lo que percibe, lo que ese lugar me transmite. Son los propios jardines, con su esencia, los que tienen esa capacidad de cautivarnos. Muchas gracias por leer mis artículos. Un saludo.

      Eliminar
  3. La verdad que me maravilló el post. Ya me anoté el libro y su autor porque me parece muy interesante. Gracias José Luis por ilustrarnos de modo tan didáctico acerca de un tema que hace, como dice el autor, a nuestra historia en lo espiritual y en lo material, saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un libro más de ilustraciones que de lectura pero aún así es muy interesante. A ti que te gusta escribir cuentos para niños esos dibujos magníficos de mundos perdidos seguro que te van a inspirar. Un saludo Patricia.

      Eliminar