Anuncios

25 de abril de 2014

Jardines en macetas

Cuando hablamos de tener un balcón preparado para la vida moderna, inevitablemente tendremos que tener las plantas que crecerán y alegraran al mismo en contenedores y macetas. Como todo tipo de cultivo, en este caso uno muy concreto y especial, requerirá conocer una serie de aspectos técnicos que nos ayudaran a tener nuestras plantas en perfecto estado ornamental. Y, aunque he dicho que hay que tener en cuenta ciertos aspectos técnicos, no hay que asustarse de tanta palabra técnica pues los jardines en macetas llevan existiendo desde hace milenios. Su cultivo lleva mucho tiempo funcionando. De hecho, los Jardines Colgantes de Babilonia, una de las siete maravillas del mundo antiguo, eran jardines en macetas.


El primer aspecto que hay que tener en cuenta en el diseño de balcón usando contenedor es la regla de menos es más. No debemos amontonar, como se hacía tradicionalmente, una gran cantidad de macetas de distintos materiales, colores, tamaños y formas. Es más adecuado seguir el principio de repetición creando una armonía rítmica, usando un único modelo de contenedor, con dimensiones parecidas o, mejor aún, estudiar bien las dimensiones para crear un ambiente de jardín equilibrado y frondoso. Aunque nos permitamos salirnos un poco de la norma introduciendo alguna nota discordante, dejemos que sean las propias plantas las encargadas de proporcionar espontaneidad y belleza al conjunto.  

El que tengamos un jardín en macetas no implica que estemos limitados. Es más bien al contrario. Tener plantas en macetas nos permite una ventaja fundamental que podemos aprovechar. No olvidemos que al estar la planta contenida en una maceta tenemos la posibilidad de moverla y reubicarla en función del lugar del balcón, terraza o azotea que sea más apropiado para su crecimiento y desarrollo con vigor.

Tener un jardín en el balcón requiere seguir una serie de principios que nos ayudaran a alcanzar el éxito:

1 El primero de estos principios es comenzar con pocas macetas, lo cual nos dará la oportunidad de coger experiencia, ver que es lo que mejor funciona y a partir de ahí seguir avanzando hasta alcanzar el estado armonioso que he comentado. Una conjunción de la experiencia adquirida y del propio comportamiento de las plantas elegidas para vivir en el balcón.

La elección del contendor también va a depender de los gustos del usuario, del efecto final en el diseño que queramos conseguir e, incluso, de la economía de la que disponemos. Pero no olvidemos que el estilo y la forma de la maceta idóneos deben realzar al máximo las plantas que van a contener. Un recipiente bajo focalizará la atención en las plantas, en cambio, una maceta de grandes proporciones puede llegar tener tanta importancia visual como la planta o plantas que alberga.

En este sentido, el diseño que busquemos para la maceta debe estar en función de si deseamos integrarlo y fundirlo con el entorno, para lo que elegiremos recipientes de líneas más simples y elegantes o, por el contrario, queremos resaltar el contenedor, para lo cual la elección por la que optar será la de un recipiente con una decoración más elaborada y recargada. Aunque esto ya depende de los gustos de cada uno.

También tendremos que tener en cuenta el material y el tipo de recipiente, maceta o jardinera, algunos con depósitos de agua incluidos que nos proporcionan un riego de hasta tres meses.

Materiales existen de muchos tipos: plástico, ligeros y manejables, madera, necesitan barnizado, barro cocido, pesadas pero han funcionado bien tradicionalmente, resina, imitan al barro cocido, o fibrocemento, poco elegantes.

Los materiales con colores y texturas naturales, como la madera o el barro cocido, constituirán un complemento para las plantas y ayudaran a crear una sensación armoniosa y de paz en el conjunto. Los materiales con colores y texturas menos naturales aportaran un efecto discordante o sorpresa en el balcón ajardinado que estamos creando. 

2   El recipiente debe ser el adecuado al tamaño actual y futuro de la planta. El recipiente debe ser lo suficientemente grande de acuerdo a las dimensiones de la planta, teniendo presente que el volumen que ocupan las raíces es tres veces mayor a la parte área de la planta. Esto implicará una serie de cuidados como son el trasplante cada tres o cuatro años de la planta hasta que alcance su tamaño máximo.

Evitaremos desproporciones para que las plantas pequeñas plantadas en contenedores grandes no den la impresión de encontrase perdidas y para que las raíces de las plantas grandes plantadas en contenedores pequeños no llenen rápidamente el recipiente. Por ejemplo, arbolitos y arbustos necesitan contenedores grandes y profundos que sean capaces de albergar las raíces según se van desarrollando. Las raíces de plantas vivaces, de flores y bulbos quedan mejor y se desarrollan mejor en macetas anchas y poco profundas. 
   
3 La elección del sustrato tendrá una influencia clave en el peso del contenedor y en la capacidad de retención de la humedad. En contenedores de gran tamaño albergaran una mayor cantidad de sustrato por lo que  implicará un aumento en el peso de macetas y jardineras. Cuanto más grande es el contenedor mayor será el peso del mismo pero, por otro lado, un mayor contenedor implica que podrá retener más humedad. Esto se debe a que el sustrato donde crecen y se desarrollan las raíces no es compacto, esta mullido y deja una serie de orificios llamados poros que son capaces de retener por propiedades físicas y químicas el aire, el agua y los nutrientes que necesita las planta.  

Es por este motivo que las macetas pequeñas se secan con mayor rapidez, por lo que la frecuencia de riego será mayor, asimismo, las macetas grandes son capaces de retener el agua durante más tiempo, secándose el sustrato desde los bordes hasta el centro de la maceta.

Si queremos tener un balcón con plantas creciendo robustas y con vigor, proporcionando brotes, frutos y flores, el sustrato de nuestras macetas debe ser de calidad. No vale utilizar tierra traída por ejemplo de un jardín, pues es posible que resulte demasiada pesada, que tenga problemas de estructura y que no drene bien o que contenga semillas de hierbas espontáneas esperando su oportunidad para germinar. Un sustrato de macetas de calidad, elaborado con componentes limpios, con algo de perlita que la haga menos pesada y mejore su estructura, sin semillas de hierbas espontaneas y con nutrientes para un crecimiento correcto durante semanas y meses tendremos que adquirirla en establecimientos adecuados como floristerías, viveros, garden centers, etc.

Y con esto termino esta segunda entrega para tener un balcón preparado para la vida moderna. Estáis invitados a la siguiente.  

También te puede interesar:




¿Te ha parecido interesante este artículo? Participa y deja tu comentario al final del post.

5 comentarios:

  1. Muy bueno el post. Estas cosas me interesan mucho porque aunque tengo un mini, pero minúsculo balcón, tengo una jardinera con surfinias y dos tiestos con geranios y no se mucho el cuidado que les tengo que dar. Y me están sobreviviendo desde el año pasado, todo un record para mí.
    Por ahora creo que he acertado porque todos llevan el mismo tono de flor, y los tengo situados separados.
    Espero que escribas algún post más sobre este tema. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu balcón me parece perfecto y, aunque pequeño, es una manera de traerte un pedacito del mundo natural a tu hogar. Seguro que lo disfrutas! Las dos especies que has elegido, surfinias y geranios, son de las tradicionales que se cultivan en balcones y están más que naturalizadas a vivir en las condiciones de microclima que se forman en tu balcón. Por eso no necesitan muchos cuidados, solo riego cuando notes que se seca el sustrato, algo de abono estacional para favorecer su vigor y mucho cariño! Pienso seguir escribiendo sobre este tema. Es una serie de post que no puedo escribir de una vez porque es muy extenso pero inluiré en el futuro un listado de especies para cultivar en el balcón incluyendo las necesidades, ubicación ideal, cuidados necesarios y otros datos de interés. Gracias por pasarte. Un saludo!

      Eliminar
  2. Acabo de leer tú post y me resulta muy interesante, apenas voy a iniciar unas maticas en un balcon, que tiene la maceta o matero ahi, puedo sembra rahí directamente o debo hacerlo en materitas', quiero tener unas matas con flores muy lindas y que no crezcan mucho pero que sean frondosas, me puede recomendar cuales?. Muchas gracias y aunque lo acabo de descubrir me gusto mucho su articulo.

    ResponderEliminar
  3. Me parece un post muy interesante y práctico, acabo de conocerlo y me gustó. Me acabo de mudar de apartamento y tengo un balcón con un matera incorporada,, como una canoita, puedo sembrar ahí directamente o debe ser en maceticas y me gustaría me ayudara a elegir que tipo de matas que sean pequñas, que no crezcan mucho pero que sean frondosas y de colores vivos sus flores. Mil gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Hierbitas. Lo ideal es que plantes en macetas pequeñas y pocas plantas. Veas cual es la mejor solución vegetal para tu balcón y cada dos o tres años ir trasplantando a contenedores mayores. No obstante, si ya dispones de una jardinera puedes plantar directamente ahí, lo que tendrás que plantar es una mayor cantidad de plantas para cubrirla entera. Las plantas apropiadas para tu balcón dependerán de la zona geográfica (climatología) en la que vives, de la altura y de la orientación. Sin esos datos es difícil determinar que plantas son las apropiadas. Puedes observar los balcones de tus vecinos y hacerte una idea de que plantas se dan bien en la zona donde vives. Aunque por la descripción que me haces de una planta de mata pequeña, frondosa y con flores de colores vivos son platas como Rocío (Aptenia cordiflora) o Uña de gato (Mesembryanthemum). No sé si he captado muy bien la idea de lo que quieres, pero puedes pasarte por este blog cuanto quieras. Responderé encantado a tus dudas. Un saludo.

      Eliminar