Anuncios

20 de febrero de 2018

Las reglas de oro de la horticultura urbana

Tener un huerto urbano en el hogar nos aporta muchos aspectos que nos ayudan a mejorar nuestros hábitos de vida. Cultivamos nuestras propias verduras de manera sostenible, consumimos productos obtenidos de manera ecológica y está demostrado que practicar la horticultura nos ayuda a mantener un correcto desarrollo psicológico y físico. Pero para poder alcanzar todos estos beneficios en nuestra vida, es necesario que apliquemos unos pequeños consejos que hagan que nuestro huerto urbano crezca con vigor y se mantenga en el mismo estado hasta que realizamos la cosecha.

Huerto urbano

Calendario de siembra: Es muy importante atender a las características biológica de cada especie vegetal y, aunque siempre se puede “engañar” a la planta recreando sus condiciones apropiadas en invernadero, lo ideal es realizar la siembra de vegetales que se adapten a las condiciones de cada estación del año.

Alternancia y compatibilidad entre cultivos: Que sea ideal atender los ciclos vitales de los vegetales no significa necesariamente que tengamos que dejar nuestro huerto urbano en “barbecho” durante largos períodos. Podemos obtener la máxima productividad del cultivo en el hogar realizando la alternancia entre especies vegetales compatibles. Gracias a esta técnica de cultivo, obtenemos varias ventajas: mayor aprovechamiento del suelo, varias cosechas en un mismo año, menor crecimiento de hierbas espontáneas y favorecemos del crecimiento recíproco.

Siembra: Para realizar la siembra, lo correcto es utilizar semilleros de alveolos perforados o, en su defecto, recipientes pequeños igualmente perforados para favorecer la circulación del agua y que no se encharque. La mayoría de los cultivos requieren un sustrato húmedo para germinar y cuando la plántula emerge ocurre igual, aunque hay que atender a las necesidades de cada especie. Es mucho mejor humedecer el sustrato directamente con una regadera que usar un espray para regar porque este tipo de riegos, al caer sobre la planta, favorece la proliferación de hongos patógenos, podredumbres y otras enfermedades criptogámicas. 

La paciencia es una virtud: Unos vegétales germinan a los pocos días de la siembra y otros pueden tardar meses en hacerlo. Esto es así porque existen una serie de latencias (físicas, químicas y mecánicas), que evitan la germinación de las plantas para protegerlas de las posibles condiciones adversas del momento. Por eso, no hay que desesperar ni dar nunca por perdido un cultivo si tarda mucho en germinar.

Abono completo: Una ayuda en forma de abono granulado completo con Nitrógeno, Fósforo y Potasio, siempre lo va a gradecer el cultivo urbano. El abono comercializado en forma “bolitas azules” suele dar muy buenos resultados, pero siempre es conveniente aplicar la dosis recomendada por el fabricante porque el exceso puede provocar la intoxicación química de las plantas. A modo orientativo, echar el equivalente a una cucharita de café por planta se considera una dosis correcta.

Proteger el huerto urbano: Los semilleros se pueden cubrir con un cristal o un plástico para protegerlos de condiciones ambientales desfavorables, así como, para evitar las pérdidas de agua por evapotranspiración y mantener el calor. Pero también es bueno retirar todos los días durante un rato esta protección para que pueda pasar el aire al huerto urbano y se renueve.

Cosecha: Al igual que ocurre con la germinación, la cosecha se ha de realizar en el momento oportuno de cada especie para no perder calidad en los vegetales y, ese momento, se alcanza con el punto de maduración. Éste punto es producido por una transformación de los vegetales que empiezan a acumular más azucares en su interior. Si este momento se prolonga mucho y no se hace la recolección, los azucares empiezan a convertirse en almidón, por este motivo convine recoger antes de que estén totalmente maduros. 
 
Siempre es mejor aplicar agua directamente al sustrato
     
Fuente imágenes: pixabay

Feedback en redes sociales:




También te puede interesar:



¿Te ha parecido interesante este artículo? Puedes dejar tu comentario al final del post.

No hay comentarios:

Publicar un comentario