Anuncios

19 de abril de 2017

Los cursos del IFAPA de Palma del Río que no volverán

Siempre existe algo. Ese algo puede ser una fotografía roída y amarillenta o un viejo libro con las portadas retorcidas por el paso del tiempo o una flor extraña que no puedas ver habitualmente en ninguna otra parte, pero siempre hay algo, y te recuerda ese lugar llamando poderosamente la atención sin descanso. Sabes que está ahí aunque no la veas siempre. Una pequeña luz parpadeando con discontinuidad en tu memoria. En mi caso y del Centro IFAPA de Palma de Río son los planos que dibujó Jean Cloud Forestier de los Jardines de Moratalla. Bueeeeno, Eleuterio siempre me dice que probablemente no los dibujó él, sino más bien alguno de sus colaboradores. Pero eso no basta para romper la magia. Me siguen fascinando.  

Jabalí a la entrada de los Jardines de Moratalla

La primera vez que fui al Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera de Palma del Río fue porque me puse en contacto con Eleuterio Calleja para hacer una entrevista y/o reportaje de los Jardines de Moratalla situados en Hornachuelos. Posteriormente lo publiqué en este blog. Lo cierto es que me sorprendió encontrar los planos allí. Por fortuna, Eleuterio siempre ha sido amable y generoso. Ha compartido sus conocimientos y el material que tenia a todos los que se lo han pedido, a veces incluso, llevándose alguna desilusión. En aquella ocasión traté de sacar una fotografía de los planos de los jardines, pero lo dificultad de encontrarse protegido por una lámina de metacrilato hacia que se reflejase toda luz que incidía sobre la superficie, así que fue complicado obtener una fotografía nítida. Aquel día, aunque no me acerqué hasta Palma de Río para asistir a un curso o una jornada, aprendí muchas cosas. Por ejemplo, a la entrada de los Jardines de Moratalla, Forestier había proyectado en los planos colocar las figuras de unos leones sobre los pedestales de ladrillo que sujetan la verja de entrada, pero fueron sustituidas por los actuales jabalíes, animales más apropiados y habituales a la cercana sierra. Ya conocía los Jardines de Moratalla y los había visitado con anterioridad, pero me interesaba contactar con Eleuterio Calleja que los llevaba estudiando e investigando desde hacía décadas. En cambio, no había visitado el Centro IFAPA de Palma del Río, aunque era sumamente famoso en toda la Península Iberia como lugar de peregrinación y formación en lo que a jardinería se refiere. Después de aquella primera vez, asistí a una Jornada Técnica de Rehabilitación de Jardines Históricos, otras veces acudí para una simple visita pues siempre es agradable y aprendo alguna cosa nueva e, incluso,… ¡he sido invitado como profesor a un par de cursos! En la actualidad, toda esta vorágine de cursos, jornadas y seminarios se ha terminado. Con una media de entre seis y nueve eventos al años, con una amplísima demanda requerida no solo por profesionales andaluces y españoles, también de otros países, principalmente de Suramérica que venían atraídos por la fama jardinera del Centro y, debido a la reciente jubilación de Eleuterio, la Junta de Andalucía no muestra interés por dar continuidad a la formación en jardinería en este centro IFAPA y en ningún otro. Los centros IFAPA son numerosos en la geografía de Andalucía, pero están especializados en la formación que imparten, y la especialidad en Palma del Río eran los jardines y la jardinería desde que en 1984 se iniciara esta actividad formativa. En el recuerdo quedan más 320 cursos y jornadas, a las que han asistido la nada despreciable cifra de 6.500 profesionales provenientes de ayuntamientos y empresas privadas. Otro centro de formación sobre jardines que se cierra o, en el mejor de los casos, deja la incertidumbre de que ocurrirá con la demanda de cursos. Una gran pérdida o, volviendo al mejor de los casos, una zozobra evitable para los profesionales del sector. 

Plano de J.C.N Forestier de los Jardines de Moratalla

  
Sígueme en: 




También te puede interesar:




Gracias por perder unos minutos de tu tiempo leyendo este post.

1 comentario:

  1. una verdadera lastima... esperemos que no sea un adios si no un hasta luego... la esperanza es l ultimo que se pierde....

    ResponderEliminar