Anuncios

19 de abril de 2018

Helechos de jardín que debemos cultivar a la sombra

Penetrar a través del Jardín de Aclimatación de la Orotava en Tenerife (Islas Canarias), es adentrarse en un  mundo tropical único en especies vegetales. Muchas de estas plantas proceden del Nuevo Mundo, de una época en que el afán de descubrimiento botánico llevo a explorar tierras lejanas para traer un conocimiento que, no nos engañemos, tenía una motivación económica.

Helecho arbóreo (Cibotium schiedei)

A nosotros nos ha dejado una riqueza pero de otro tipo, basada en un conocimiento botánico muy útil y en la creación de jardines singulares. Un jardín de aclimatación tiene la función servir a las plantas que vienen de tránsito desde su lugar de origen para pasar una temporada hasta que se adaptan a las condiciones medioambientales nuevas en las que tendrá que vivir. En España este proceso de aclimatación tenía una ruta bien establecida que consistía en aclimatarse primero a las condiciones climáticas de Tenerife, después otro período en Sanlúcar de Barrameda en Cádiz y, finalmente, acabar la adaptación en el Real Jardín Botánico de Madrid. Este proceso no era inmediato, pues las distintas plantas podían pasar varias generaciones entre un lugar y el siguiente.

Fue en el Jardín Botánico de Aclimatación de la Orotava donde (creo) vi por primera vez los helechos arbóreos, unas plantas que proceden de un tiempo remoto y que a diferencia del resto de los helechos, desarrollan un tronco en vez de crecer las hojas directamente en roseta desde el suelo. Cibotium schiedei es el helecho arbóreo procedente de México y Guatemala que se introdujo en España utilizando como primer asentamiento el Jardín de Aclimatación de la Orotava y allí continúa para su estudio, conocimiento y divulgación científica. El tronco cubierto de pelos puede llegar a alcanzar los 3 o 5 metros de altura, aunque para ello necesita mucho tiempo, pues su crecimiento es lento.  

Pero el helecho arbóreo no deja de ser una curiosidad, pues los helechos en general han sido cultivados para diseño exterior e interior desde hace muchas décadas. Puede que mucho más, porque yo recuerdo que en los patios de mi abuela poseía algunos cultivados en macetas. Una planta que ha estado asociada siempre a su cultivo a la sombra y que conforma un grupo muy diverso de géneros y especies. Algunos que se cultivan para jardines o en contenedor son: Asplenium trichomanes, Athyrium filix, Dryopteris filix, Matteucia struthiopteris, Osmunda regalis y Polystichium spp.

Aunque todos son helechos y cada uno tiene sus características físicas distintas de hojas, raíces, origen y adaptabilidad, lo cierto es que su cultivo en jardines está muy extendido y se suelen englobar para hablar de su mantenimiento. Ya hemos comentado que los helechos son plantas de sombra, así que nada de colocarlos al sol porque dejarían un aspecto muy pobre y deteriorado del espacio verde. También es necesaria mucha humedad, así que los riegos deberán ser frecuentes pero aplicados directamente al sustrato porque la pulverización de agua puede producir la proliferación de hogos patógenos. Es conveniente aplicar abono una vez al mes, así crecerán más frondosos y con un follaje espeso. Cuando los cultivamos en macetas, éstas deben ser grandes para que puedan crecer con espacio suficiente. Finalmente, la propagación de nuestros helechos la podemos hacer mediante dos vías dependiendo de la especie. Por un lado, todos los helechos se pueden propagar gracias a las esporas que se encuentran en el envés de las hojas mientras que, por otro lado, aquellos helechos que poseen varias plantas en una se les puede dividir la mata. 
 
Helecho arbóreo (Cibotium schiedei)
 
Sígueme en: 




También te puede interesar:



Gracias por perder unos minutos de tu tiempo leyendo este post.

No hay comentarios:

Publicar un comentario